Pedro Bordaberry y sus “equívocas acciones”

EL SECRETARIO.

Pero Gonzalo Fernández no hizo ni una cosa ni la otra. No desmintió pero tampoco aportó pruebas. Tampoco tomó contacto con las autoridades judiciales que llevan adelante la investigación del caso Michelini-Gutiérrez Ruiz. Si el secretario de la Presidencia tiene elementos que puedan encauzar las investigaciones, lo lógico sería que las aportara en sede judicial.

Sus afirmaciones, sobre la identidad de los autores materiales y sobre los móviles del crimen, permanecen en el plano de los comentarios extraoficiales. Sin embargo, esos comentarios, tras la difusión de sus palabras en la grabación clandestina, permitieron a Bordaberry hijo intentar llevar la tesis de la inocencia paterna al nivel de evidencia.

Gonzalo Fernández sigue manteniendo silencio al cierre de esta edición. En la Presidencia se aseguró a BRECHA que Fernández se encuentra fuera del país, asistiendo a un congreso. Cuando se preguntó en qué país se encuentra y cuál es el congreso, desde la Presidencia se respondió que “no estamos autorizados a brindar esa información”.

Se sabe que Fernández reiteró los comentarios sobre Osvaldo Forese a varias personas, entre ellas Bordaberry y Rafael Michelini, pero en el caso de este último el comentario fue en el tono de un rumor. A Bordaberry, en cambio, Fernández le afirmó que la historia, que recogió no se sabe dónde, “le cierra”. Al menos en la parte de la grabación difundida por Canal 10, no se explica por qué cierra ni qué es lo que cierra.

Sin embargo, la “autoría argentina” de los asesinatos de Michelini y Gutiérrez Ruiz tiene una trascendencia que el secretario de la Presidencia no podía desconocer. El nombre de Osvaldo Forese, ya se ha dicho, no es una primicia de las últimas semanas. Hace tiempo que la viuda de Gutiérrez Ruiz lo identificó como el hombre que irrumpió en su apartamento de Buenos Aires, destruyendo la puerta de entrada, junto con un grupo de particulares armados a guerra –entre los que Matilde logró identificar a un uruguayo por su forma de hablar– y que secuestraron a su marido.

También era sabido que el operativo que terminó con el secuestro de Michelini en el hotel Liberty contó con el apoyo de efectivos del primer cuerpo del Ejército argentino, que montaron un cerco de varias cuadras; tuvo además la colaboración del Ministerio del Interior, que ordenó a las comisarías y a las patrullas no ingresar en el área del cerco militar para no interferir.

Pero ello no lleva necesariamente a concluir que los asesinatos fueron obra de argentinos. Que Forese integrara el grupo del secuestro no significa que hubiera disparado el arma que liquidó a los dos legisladores. Para llegar a esa conclusión se necesitan pruebas. Bordaberry no las exige y Fernández no las aporta.

Pero aun más significativa es la segunda parte de las afirmaciones del secretario de la Presidencia: el móvil fue “la guita”. Esa explicación, que a Gonzalo Fernández “le cierra”, implica, primero, atribuir a los dos legisladores un vínculo orgánico con los tupamaros, al punto de manejar el dinero de la organización clandestina; y, por otra parte, eliminar el móvil político en los asesinatos.

Ello supone dejar de lado todo lo que se conoce hasta el momento de la trama de poder y las luchas intestinas en el seno del gobierno de Juan María Bordaberry, que llevaron a los asesinatos de mayo; desconocer la vigilancia policial y militar que los aparatos de inteligencia uruguayos mantenían sobre ambos legisladores, y también sobre el otro exiliado notable, Wilson Ferreira, cuyo secuestro estaba previsto junto con los de Michelini y Gutiérrez Ruiz. Significa desconocer las gestiones que el canciller de Bordaberry, Juan Carlos Blanco, realizó ante la dictadura argentina para que se estrechara el cerco en torno a los dos legisladores y para impedir que pudieran salir del país; supone ignorar la información que manejó en su momento el arzobispo de Montevideo, monseñor Partelli, según la cual los asesinatos de Buenos Aires fueron sometidos a votación en una sesión del Consejo de Seguridad Nacional (Cosena).

Páginas: First | ← Previous | ... | 2 |3 | 4 | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.