Dos números de la publicación “El Chasque”

Batlle y Ordóñez caracterizaba como el “club del vintén” a las patronales rurales reunidas en la  ARU y la Federación.

Hoy, luego de mucho tiempo, vuelven renovados y acompañados por una jauría violenta y afín a los golpes de estados y a conductas fascistas para hacerse nuevamente de cada vintén de los trabajadores y jubilados.  Si hay algo que caracteriza al “club del vintén” es su voracidad y avaricia. Han pasado seis meses y en ese período, el gobierno de la derecha radical y prehistórica que representa a este “club del vintén” a avanzado en un conjunto de medidas regresivas que golpea directamente a la amplia mayoría del pueblo.

Este club se compone por el selecto grupo del 0,1% de la población que concentra la mayoría de la riqueza del país: “De acuerdo al informe de UBS “World ultra wealth report 2013” existían en el Uruguay 120 personas con una fortuna superior a los 30 millones de dólares y que en total sumaban 17.000 millones de dólares.

En Uruguay, 2500 personas (0,1% de los perceptores de ingreso) acaparan el 3,5% de los ingresos totales de los hogares. Estas 2500 personas ganan lo mismo que 830.000 de menores ingresos”.

Las medidas anunciadas en el presupuesto implican una reducción radical en los sectores públicos claves como ser educación, con reducción de horas en secundaria y primaria, con 0 pesos para la Universidad de la República. En la salud pública se destina un 14% manteniendo los niveles anteriores cuando es necesario abordar el crecimiento que ha tenido ASSE. 

En viviendas una reducción real del presupuesto para la construcción y medidas que limitan o hacen imposible llevar adelante las cooperativas de ayuda mutua. Sin embargo se premia al aparato represivo, tanto al Ministerio del Interior para incorporar 1000 policías jubilados y al Ministerio de Defensa con el aumento de coroneles y sueldos que se suma al hecho que ambos ministerios quedaron por fuera del recorte del 15% aplicado a todas las instituciones estatales.

Pero no siendo suficiente el ajuste a los sectores populares, se votan un aumento del 100% para los presidentes de los organismos estatales con el argumento según Arbeleche de poder “contratar a los mejores”. Álvaro Delgado luego de tomarse unas copas o fumarse un porro, sale a decir que ese aumento “es cuestión de justicia”. Es tan brutal la medida y es tal el desparpajo de cómo argumentan que nos vienen dudas si piensan que los uruguayos somos imbéciles.

El optimismo mentiroso

Con cara de póker, Alfie y Arbeleche, declaran que el presupuesto no afecta los salarios ni la inversión en educación, salud y viviendas. Hacen una serie de proyecciones y anuncian que “lo peor ya pasó” cuando la economía cayó un 10% entre abril y junio y se prevé un déficit fiscal de 6,5% del PBI. El presupuesto presentado y la proyección de recuperación de la economía según ellos, es en realidad una expresión de deseo y falso optimismo ya que nadie tiene la verdad sobre como va a terminar esta historia.

Páginas: First | ← Previous | ... | 2 |3 | 4 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.