Imágenes del 6 de enero 2021, en la Asonada al Capitolio de los EEUU, en Washington

EL ASALTO AL CAPITOLIO EN WASHINGTON DC

Por la culata

Donald Trump incitó a sus huestes a una asonada en el Congreso. Obtuvo la ratificación de la victoria electoral de Joe Biden, la suspensión de sus redes y dudas sobre la pasividad policial.

Personal del Congreso levantando las manos ante la llegada de los equipos SWAT de la Policía para evacuar a los partidarios de Trump que irrumpieron en el Capitolio. 

«YO VOY CON USTEDES»

El presidente Donald Trump, empecinado en que la elección presidencial que perdió en noviembre fue fraudulenta, convocó a sus seguidores a una «manifestación salvaje» en el día en que el Congreso debía cumplir la ceremonia de contar y ratificar los votos, que, en el Colegio Electoral, dieron la victoria a su rival demócrata Joe Biden. Decenas de miles de trumpistas, provenientes de todo el país, se congregaron en un día frío y nublado en el parque de la Elipse, detrás de la Casa Blanca, hasta que, con una hora de retraso, Trump subió a un tablado y descargó casi una hora y media de quejas, mentiras, más quejas e incoherencias.

A la hora en que el Senado y la Cámara de Representantes iniciaban la sesión formal de ratificación de votos, Trump les pidió a sus seguidores que marcharan hacia el Capitolio para «impedir que nos roben la elección». «Iremos caminando y yo estaré allí con ustedes», dijo Trump poco antes de meterse en una camioneta blindada e irse a la Casa Blanca protegido por el Servicio Secreto.

De la Elipse al Capitolio hay unos 6 quilómetros de caminata por las avenidas que bordean el parque National Mall, y tal como ocurre en todo tipo de manifestaciones, poco a poco la multitud fue desgranándose y menos de 2.500 personas llegaron a la sede del Congreso. Los que llegaron, también como suele ocurrir, fueron los más militantes, que pronto se trenzaron a empujones con la Policía del Capitolio. El resto de lo sucedido está a la vista del mundo entero, en videos y fotografías de un asalto al Congreso sin precedentes en la historia del país.

Es posible que muchos de los trumpistas más fieles, que por años han aceptado las mentiras de Trump sin cuestionarlas, hayan creído que su líder realmente caminaría con ellos y estaría allí, al frente de la insurgencia. Lo cierto es que la asonada dejó al menos cuatro personas muertas, medio centenar detenidas, y decenas de manifestantes y policías heridos.

(CASI) UN FINAL MERECIDO

El intento de Trump de forzarle la mano al Congreso gracias a revoltosos aficionados coincidió con los resultados finales de la elección de senadores en el estado de Georgia, tras la cual los republicanos perdieron la mayoría en la Cámara Alta del Congreso. El resultado electoral conquistado por el primer hombre negro que representará a Georgia en el Senado y el senador más joven desde que Biden llegó al Senado en 1972 permitirá que el nuevo gobierno, con mayoría en ambas cámaras, pueda gobernar sin la obstrucción de los republicanos. El revés del oficialismo en Georgia se debió, en buena medida, a la interferencia errática de Trump, que tornó la votación estatal en un referéndum sobre un presidente bocón, soez y autoritario, cuando la cifra de enfermos con covid-19 supera los 20 millones y la de muertos por coronavirus sobrepasa los 350 mil.

Páginas: 1 | 2