Jefe de la Triple A en Argentina, torturador en España

-Lo que me interesa es investigar de qué manera participó Almirón en las cloacas de inteligencia el Estado español. Por eso voy a pedir que se desclasifiquen los documentos y que finalmente se revele que papel cumplió aquí, porque no se trata solamente de los crímenes que cometió en la Argentina sino también de los que cometió en España – dice Pérez Leira en diálogo con Infobae.

Policía, delincuente y asesino

José López Rega, padrino de su boda

A principios de 1973, el ex oficial de la Policía Federal Rodolfo Eduardo Almirón llevaba tres años desahuciado, desde que el 5 de junio de 1970 la Junta de Calificaciones de la Policía Federal lo había declarado “inepto para el servicio” y lo separó de la fuerza. Había tenido, sin embargo, más suerte que su suegro, el ex subcomisario Juan Ramón Morales, que cuando Almirón fue expulsado de la policía ya llevaba dos años detenido y procesado por robo y contrabando de automóviles.

Durante años, Almirón había esquivado con suerte la llegada del final de su carrera como policía. Por un cúmulo de complicidades internas había zafado de una investigación que a principios de la década de los ’60 lo señalaba como integrante de la banda de asaltantes que capitaneaba el famoso asaltante y asesino Miguel Alberto Prieto (a) “El Loco”.

También había esquivado la expulsión de la policía -y la cárcel- por la autoría de un asesinato. El 9 de junio de 1965, en una boite de Olivos, donde estaba acompañado por otro policía, Jorge Labia, y tres mujeres, tuvo un entredicho con el teniente de la Marina estadounidense Earl Davis. Primero fue una discusión que fue subiendo de tono y derivó en una pelea a puño limpio en la que Almirón llevó la peor parte. Caído en el piso, desenfundó su arma reglamentaria y mató al norteamericano. En esa ocasión lo salvó Labia que, convencido por el subcomisario Morales, asumió la culpa. La condena, en un juicio realizado tres años después, fue irrisoria: menos de un año de prisión y ocho años de prohibición de usar armas de fuego.

Cuando Morales fue detenido por robo y contrabando de autos, Almirón se quedó sin su paraguas protector y supo que tenía los días contados en la policía. Se sostuvo dos años más, hasta que fue exonerado.

Sin embargo, en 1973, la llegada de un viejo conocido -también ex policía- al poder cambió su suerte. El antiguo policía se llamaba José López Rega y se había convertido en el poderoso ministro de Bienestar Social del gobierno peronista. Hizo que reincorporaran a Morales y Almirón a la Federal con un objetivo tan secreto como preciso: que se transformaran en los jefes operativos de la Triple A.

Parapolicial y custodio de Isabelita

Páginas: First | ← Previous | 1 |2 | 3 | ... | Next → | Last