No olvidan a los integrantes de la dictadura (II)

[us_single_image image=”20458″ size=”medium” align=”left”]

Subterráneo

Se formalizó a tres ex policías por cometer lesiones graves contra los detenidos del centro clandestino Los Vagones, que operó en Canelones durante la dictadura.

Betania Núñez

6 diciembre, 2019

[us_single_image image=”20637″ align=”center”]

Sitio de Memoria Los Vagones, en Canelones, donde funcionó un centro de reclusión y tortura durante la dictadura cívico-militar 

Es una historia ocurrida hace más de cuatro décadas, pero recién en los últimos años se ha logrado visibilizar que en Canelones, y a la vista de todos, hubo un centro clandestino de detención y tortura conocido popularmente como Los Vagones. Lo han logrado ex presos políticos, vecinos y militantes que también –después de mucho tiempo, pero a la vez muy rápido– obtuvieron justicia. El viernes, en el marco de la primera causa por delitos de lesa humanidad que se presenta bajo el nuevo Código del Proceso Penal, fueron formalizados tres ex policías que estuvieron a cargo del centro.

—El tiempo que pasó, y a mí se me confunde en la cabeza, yo no recuerdo haber comido en todo ese tiempo, aunque sea del plato del perro, y entonces: ¿cuánto tiempo pasó? –se pregunta Ricardo Etcheverry, quien primero fue llevado a Los Vagones, más tarde trasladado al cine Lumière, y por último a la cárcel de Canelones.

—Tres meses pasaron –se encarga de recordarle Blanca Calero, que es su esposa y estuvo en Los Vagones el mismo tiempo, de setiembre a diciembre de 1976.

—En la situación en la que estábamos, comer no era un hecho trascendente. Te daría sed, te daría hambre, pero la cabeza pondría algún mecanismo de defensa –concluye Roberto Piñeiro, que estuvo dos temporadas en Los Vagones, primero en abril de 1975 y luego en setiembre de 1976, la última vez “en comisión”, cuando se lo envió desde la cárcel de Punta Carretas para ser nuevamente interrogado.

—Recuerdo que cuando llegaron al cuartel de San Ramón estaban todos muy delgados, habían perdido peso de una forma extravagante –acota Graciela Lugano, que tuvo a su marido y a su cuñado detenidos en Los Vagones desde abril de 1975 y fue periódicamente a llevarles comida, aunque nunca les fuera entregada.

Páginas: First |1 | 2 | 3 | ... | Next → | Last