Actas del procesamiento de “Nino” Gavazzo

guianze
La Dra. MirthaGuianze, fiscal que logró probar la culpabilidad de los asesinos y secuestradores de la dictadura uruguaya.
 
 
En este caso, publicamos las actas de Procesamiento del Coronel (r)”Nino” Gavazzo.
 
 
 
 
 
 
 
SEÑOR JUEZ LETRADO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO PENAL DE 19º TURNO
 
La FISCAL LETRADA NACIONAL DE LO PENAL DE 2º TURNO, en los autos caratulados: “PIEZA FORMADA CON TESTIMONIO INTEGRO DE LOS AUTOS  FICHA 2 -4333272005,  GAVAZZO, José Nino, ARAB, José Ricardo, UN DELITO DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD”,  Nº de Expediente 98 -247/ 2006, al Señor Juez digo: 

HECHOS   En estos autos resultan plena y legalmente probados los hechos siguientes: En el período considerado en este expediente, concretamente desde abril a octubre del año 1976 operaban en la República Argentina un grupo de militares y policías uruguayos, en el marco de la coordinación de los gobiernos de facto que imperaban en Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile, denominado “Plan Cóndor”. Esta coordinación tenía como objetivo la detención (secuestro), tortura, traslado de un país a otro, desaparición o muerte de todas aquellas personas consideradas como “subversivas”, o sospechadas de ello, teniendo como tales no sólo a los que pertenecían (o habían pertenecido en el pasado) a grupos armados, sino también a aquéllos cuya actividad, relacionamientos, etc. traslucían un pensamiento político o ideológico opuesto o no compatible con las dictaduras militares de la región. En la especie se centrará la relación sobre secuestros, torturas, confinamiento en condiciones infrahumanas, traslados clandestinos a nuestro país y en algunos casos desaparición forzada de ciudadanos uruguayos aprehendidos en Argentina. La inmensa mayoría de esas personas estuvieron vinculadas al llamado “Partido por la Victoria del Pueblo” (en adelante PVP). La responsabilidad específica en los hechos de esta naturaleza se encuadraba en los designios del denominado gobierno “cívico –militar” que comandaba la Nación; por consiguiente la planificación de los secuestros y homicidios ocurridos durante su mandato, respondían a políticas de Estado. El lugar físico donde se asentaban mayoritariamente esas operaciones en Argentina (no se excluyen otros sitios), era la base denominada “Automotores ORLETTI”. La descripción de la misma se encuentra en actuaciones de la CONADEP (Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas), órgano oficial que se constituyó en la República Argentina, publicado en 1984, específicamente en el informe “Nunca más”:“Ubicación: Calle Venancio Flores 3519/21, esquina Emilio Lamarca, Capital Federal. Nivel de dependencia del C:C.D con FF.AA. y/o Fuerzas de Seguridad. Ejército Argentino en conexión con Ejército Uruguayo. Superintendencia de Policía Federal dirigía los interrogatorios. Descripción: Antiguo taller con un cartel al frente “Automotores Orletti”. Había una puerta grande con cortina metálica de enrollar, a la izquierda puerta blindada con mirilla, se abría mecánicamente, la consigna emitida por radio era “Operación Sésamo”. Constaba de dos plantas. En la planta baja, un gran salón de 6 a 8 metros por 30 metros. Una división baja separaba del retrete (uno para treinta personas) y del lavadero. De allí salía una escalera de base de concreto y peldaños de madera. Piso de hormigón, sucio de tierra y grasa. Chasis de autos desparramados. También automóviles secuestrados. Tanque de agua grande con una rondana arriba de donde se colgaban a los presos para el  “submarino”. Banderola junto al techo. En la planta alta funcionaban una sala de interrogatorios, otra de torturas y una terraza donde se colgaba ropa a secar. Los militares llamaban a ese centro: “El Jardín”, (Buenos Aires, 1984, pág. 105).  Esta descripción, que se reproduce aún cuando ya fue incluida en la solicitud de procesamiento, por entenderla de interés a la causa, concuerda plenamente con los testimonios de las personas que permanecieron allí detenidas y con otros elementos de juicio obtenidos en procesos desarrollados en Argentina. gavazzo

La prueba recolectada lleva a concluir participación activa en los hechos de JOSE NINO GAVAZZO, JOSE RICARDO ARAB, RICARDO MEDINA BLANCO, JUAN MANUEL CORDERO, JORGE SILVEIRA, LUIS ALFREDO MAURENTE, JOSE FELIPE SANDE LIMA, GILBERTO VÁZQUEZ y ERNESTO RAMAS.  En esta pieza, formada a partir de los autos principales, se emitirá dictamen acusatorio solamente con respecto a JOSÉ RICARDO ARAB y JOSÉ NINO GAVAZZO sin perjuicio de que su conducta se encuadre en el contexto fáctico que incluye a los demás encausados, como antecedente necesario para comprender la envergadura de las operaciones, su ordenamiento cronológico y la interrelación de las pruebas.

RICARDO MEDINA BLANCO, JORGE SILVEIRA, LUIS ALFREDO MAURENTE, JOSÉ FELIPE SANDE LIMA, GILBERTO VÁZQUEZ y ERNESTO RAMAS, luego de rechazada la excepción de inconstitucionalidad que promovieron, solicitaron prueba en la etapa oportuna. Las resultancias de ésta se apreciaron en su expediente que fue también remitido a la Fiscalía a los efectos del art. 233 del Código del Proceso Penal y en día de hoy se emite dictamen acusatorio. Sin perjuicio de que por la razón antes expresada los autos siguieron trámite separado, a la fecha se encuentran en el mismo estadio procesal y es ajustado encarar su estudio conjunto. MANUEL CORDERO se encuentra en Brasil, en arresto preventivo a raíz de un pedido de extradición remitido por un tribunal de la República Argentina y luego será considerado el cursado por esa Sede.  Como fuera dicho al solicitar los enjuiciamientos, las conexiones entre las fuerzas represivas de países del Cono Sur en el marco de esos operativos y la comisión de graves ilícitos, tormentos, asesinatos, desapariciones forzadas, se comprobaron ya en la causa argentina “Videla Jorge R. y otros”, Nº 13/84, cuya copia testimoniada se glosó en el expediente tramitado en Penal 11º donde se investiga el secuestro y homicidio de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz y otros (Exp.100 -10512/1985). Posteriormente han surgido nuevos elementos probatorios de esa conexión operativa, en éste y otros expedientes, uno de los cuales tramita ante esta misma Sede. Asimismo se incorporaron testimonios extraídos de expedientes judiciales argentinos, de más reciente data, que lo confirman.En esa base, a la que los militares uruguayos aluden como OT 18, (OT. Significaba Operaciones Tácticas) se instaló un grupo operativo comandado por ANIBAL GORDON, argentino, con dependencia de la SIDE (Servicio de Información de Defensa de ese país), a cuyo frente estaba OTTO PALADINO . Los militares y policías uruguayos que operaban allí pertenecían a OCOA (Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas) y al SID, (Servicio de Información de Defensa) Eran identificados, los de OCOA, con números precedidos del nombre OSCAR, según el rango (el Mayor ERNESTO RAMAS era OSCAR 1 por ejemplo). Los efectivos del SID se nombraban a partir del 300, JOSE NINO GAVAZZO era el 302 (2º Jefe del Departamento III). Ese Departamento III del SID era el que tenía a su cargo “Planes, Operaciones y Enlace”. JUAN ANTONIO RODRÍGUEZ BURATTI, era por entonces el Jefe de ese Departamento, con el grado de Tte. Coronel, y era el llamado 301, hoy fallecido por autoeliminación en el momento preciso en que era citado para comparecer a declarar. Otros efectivos que fueron detectados en esos operativos son: JOSE RICARDO ARAB, (posiblemente 305), revistando en el SID, GILBERTO VÁZQUEZ (307), también del SID, JORGE SILVEIRA (OSCAR 7 Sierras) de OCOA, JUAN MANUEL CORDERO, (303), LUIS ALFREDO MAURENTE (309). También JOSE FELIPE SANDE LIMA, (310) procedente de la Policía, que ingresó al SID junto con RICARDO JOSE MEDINA BLANCO (a. 306) en 1976 y ambos permanecieron allí hasta 1977. Fue notoria la presencia del Comisario HUGO CAMPOS HERMIDA, también fallecido. La numeración de los efectivos surge de la memoria de los prisioneros sobrevivientes quienes, pese a la condición en que eran mantenidos, retuvieron muchos de los nombres con los que los represores se designaban. También son nombrados otros efectivos, jefes, oficiales y personal de tropa (por ejemplo, Dany, Drácula, Musculoso, Boquiña, el negro Kimba, el flaco MAURICIO).    De ese personal subalterno se localizó en Montevideo a quien apodaban “Drácula”, que resultó ser ERNESTO SOCA (en arresto preventivo por solicitud desde Argentina) y sobre cuya responsabilidad emito hoy dictamen por separado, en razón de que estos autos ya sobrepasaron la etapa del manifiesto. Reitero hechos relacionados al solicitar enjuiciamiento, al resultar confirmados por diligencias posteriores: Está acreditado, asimismo, que, como método, mantenían a los detenidos “tabicados”, o compartimentados, es decir, con vendas en los ojos, a las que se agregaban a veces algodones (exigencia mantenida por el superior en todo tiempo, según declaración de RAMAS), y los torturadores, salvo contadas ocasiones, no mostraban el rostro en Argentina. Sin embargo GAVAZZO, por ejemplo, solía exhibirse a cara descubierta, aún en ORLETTI.  Asimismo pudieron conocer la verdadera identidad de sus captores más adelante, porque ellos mismos lo revelaron, por apariciones públicas o por haberlos encontrado en funciones en otro sitio. Otros detenidos, como MARÍA DEL PILAR NORES, que colaboró con ellos, decodificando información que permitió establecer la estructura del PVP y en base a la que se facilitaron las detenciones posteriores, pudo identificar a algunos de ellos. También en ciertas ocasiones los prisioneros tuvieron la posibilidad de observar las facciones de los represores, porque las vendas se deslizaban, o aún retener las voces, que después volvieron a ubicar en territorio uruguayo.Permaneció la duda, ya señalada, con respecto a PEDRO MATO NARBONDO, nombrado alguna vez, pero que afirmó no haber revistado en esas fechas en el SID. Sostuvo que fue eximido de sus tareas a fines de 1975 y empezó los cursos en el IMES. Sus camaradas tampoco lo sitúan en el Servicio en 1976, sino antes. Sería preciso a su respecto recoger mayor información, en este estado no puede afirmarse con certeza que perteneciera al grupo. Circunstancia que inhibió pedir procesamiento y solamente nuevas probanzas podrán posibilitar en el futuro, (eventualmente en otro expediente) reconsiderar su situación. De la misma manera se detectó que actuaba  un médico uruguayo, (Oscar 5) descrito por varios prisioneros, el que estaba presente y controlaba los efectos de la tortura, tanto en Automotores Orletti como en la base denominada “300 Carlos”, en la Avda. de las Instrucciones, en Montevideo. Ese médico no ha sido aún identificado con certeza. Todos los funcionarios uruguayos que operaban en la República Argentina, y concretamente para este caso, tenían la condición de militares o policías. Su actuación era conocida por sus superiores, a los que estaban subordinados. El Servicio de Información de Defensa (SID) dependía de la Junta de Comandantes en Jefe y el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA) del Ministerio de Defensa Nacional, a través de la respectiva Región Militar. La Región Militar Nº I, a la que pertenecían los efectivos que actuaron en la especie, comprendía los departamentos de Montevideo y Canelones. Tácitamente, entonces, debería entenderse que las órdenes recibidas para el cumplimiento de los objetivos perseguidos, los habilitaban para practicar secuestros, (que no otra cosa suponía la detención irregular de civiles), la utilización de centros de detención clandestinos, la ocupación de dinero y bienes en provecho propio o de terceros, la aplicación sistemática de los más crueles tormentos, la privación de libertad en condiciones infrahumanas por término indefinido, la apropiación de niños, entregados a terceros, a los que se sustituyó la identidad y permanecieron en poder de argentinos, o de uruguayos en un caso, durante años, hasta que se pudo hallarlos. Y que la estructura del gobierno de facto les brindaba la infraestructura y la cobertura necesarias para la ejecución de tales actos, dentro y fuera del país. Esto se pone de relieve analizando los legajos de los encausados: las operaciones que se cumplían en Argentina no se registran en ellos como Misiones Oficiales, no hay constancia de los viajes en ningún caso, más allá de anotaciones de mérito por acciones en la lucha contra la subversión. También, como quedó probado, se autorizaban los traslados de ciudadanos uruguayos apresados en Buenos Aires, al margen de cualquier procedimiento legal, de manera clandestina, aunque coordinados con represores argentinos, en cuyos locales se encontraban nuestros conciudadanos. Esa cooperación entre los Servicios de ambos países se pone de relieve por cuanto en las detenciones, practicadas en general con gran despliegue de efectivos y mucha violencia, participaban argentinos; también en los interrogatorios y torturas tomaban parte tanto uruguayos como argentinos.En esa base (OT 18), ubicada en el local de la antigua automotora, ya descripta, donde los represores uruguayos actuaban en coordinación con la SIDE, se receptaban los efectos sustraídos de las fincas de los secuestrados, los vehículos robados y, en este caso particular, se procesó la incautación del dinero del PVP.   El 28 de marzo de ese año 1976 se había detenido a tres militantes del PVP (RICARDO GIL IRIBARNE, LUIS ALBERTO FERREIRA y ELIDA RITA VÁZQUEZ DE ANZALONE) cuando ingresaban al país en una casa rodante por Colonia Se los trasladó a la base de OCOA, al ”300 Carlos”, y comenzaron los interrogatorios bajo tortura, tendientes a obtener información sobre el PVP, en Montevideo y Buenos Aires. Una de esas tres personas detenidas en la casa rodante, RICARDO GIL IRIBARNE conducido a ese local llamado “300 Carlos” o “Infierno Grande” sito en un galpón del predio del Servicio de Material y Armamento, contiguo al Regimiento Nº 13º de Infantería, comprobó que los sujetos se alternaban en los interrogatorios, el grupo iba y venía de Argentina, los torturadores eran los mismos acá y allá, es decir que era torturado por los mismos efectivos que operaban en Buenos Aires. En la declaración de GIL aparece otra vez el médico, OSCAR 5, que supervisaba la tortura. Es importante su testimonio cuando afirma que “A partir de agosto, si bien los interrogatorios con tortura continúan se van espaciando, pero se reinician a fines de agosto y principios de setiembre con preguntas específicas sobre quien podía tener una importante cantidad de dinero que ellos afirman había obtenido el PVP. Sobre fines de setiembre ese tema del dinero desaparece totalmente de los interrogatorios y me trasladan nuevamente al cuartel de La Paloma…”  El periplo de GIL en nuestro país se corresponde con las alternativas de los operativos en Argentina.En este local del “300 Carlos”, infelizmente reconocido por los métodos de tortura que en él se practicaban sistemáticamente y por el presunto fallecimiento de detenidos a causa de los tormentos, operaba OCOA, pero también fueron vistos allí Oficiales del SID que intervinieron en los hechos de autos.   Es muy posible que los golpes asestados al PVP en esta etapa, los secuestros y torturas respondieran, entre otras cosas, al manifiesto afán por encontrar los diez millones de dólares que ese partido obtuvo en una acción previa en Argentina. Dato que llegó a conocimiento de los militares uruguayos a través de los delatores.  El procesado JORGE SILVEIRA precisó el origen de la información recibida en el año 1976, a través de una llamada telefónica desde Buenos Aires a la División de Ejército I. La persona que llamó pidió para hablar con alguien del OCOA, le dijeron que llamara tal día y a tal hora que sería atendido por un jefe. Volvió a telefonear en la fecha indicada y habló con RAMAS, que era justamente el jefe de operaciones del OCOA. El informante resultó ser un integrante del PVP (llamado “GOESSER MERE” en la declaración de SILVEIRA, en realidad su nombre era GOESSENS MERÉ), al cual dieron el alias de EL PILOTO y RAMAS se adjudicó el de FLOR DE LIS, para esa operativa en particular. A partir de ese momento comenzó el intercambio de información, en la que intervino después GAVAZZO RUBEN PRIETO, entonces dirigente del PVP, declaró que el Partido había obtenido diez millones de dólares por el secuestro de HART, hecho que nunca fue denunciado por el damnificado y afirmó que los represores andaban en busca del dinero. HUGO CORES, en su libro “Memorias de la Resistencia” bajo el título “Los delatores” nombra a CARLOS GOESSENS (el Karateka) como una de las tres personas cuya actuación fue decisiva para los gravísimos golpes que recibieron después. Estos datos confirman, por lo menos parcialmente, lo que dijo SILVEIRA sobre el informante, así como la coordinación entre el OCOA y el SID en este tema especial de la obtención del dinero del PVP en Buenos Aires. Acerca del destino de ese dinero, está probado que se adquirieron fincas con nombres supuestos, las que, hasta donde se sabe, no pasaron después a propiedad del Estado. La casa sita en la calle Millán y Loreto Gomensoro fue comprada el 31 de marzo de 1977, por una persona que dijo llamarse Virginio Pomato Debron, en escritura autorizada por la escribana IRMA LUISA PUIG, quien ocupa hoy un cargo de Juez de Paz en la localidad de Santa Rosa, en el departamento de Canelones. Era esposa de un oficial del SID, y realizó la escritura a pedido, según dijo, del General VADORA, sin conocer al comprador, quien declaró como domicilio el de la propia profesional autorizante. El comprador no está registrado en la Dirección Nacional de Identificación Civil, lo que lleva a la conclusión de que es un nombre supuesto. En la escritura no consta el número de documento y la escribana consignó que era persona de su conocimiento. VÁZQUEZ admitió conocer a Puig por ser la esposa de un compañero. La casa fue vendida, según informe registral por el mismo Virginio Pomato Debron al Fondo Social de Vivienda de Empleados y Obreros de la Empresa CUTCSA, el 22 de febrero de 1980, previa celebración de promesa de compraventa, el 26 de diciembre de 1979.     La conducta de la Escribana IRMA LUISA PUIG no será objeto de análisis en este dictamen acusatorio, pues los posibles ilícitos en que pudo haber incurrido estarían prescriptos ahora.Tampoco se registra en la Dirección Nacional de Identificación Civil la persona José Norberto Narváez Coe, persona que adquirió, de acuerdo a la información registral, la finca de la calle Francisco de Medina Nº 1525, que se denominaba “Base Valparaíso”. Se corresponde con el Nº de Padrón 28305 e incluye una casa de altos a la que se ingresa precisamente por Francisco de Medina 1525 y un local comercial en el subsuelo con puerta independiente, que incluye fosas para la reparación de coches. En la planta alta funcionó como fachada una inmobiliaria, regenteada por LAWRIE RODRÍGUEZ, militar retirado amigo de Gilberto VÁZQUEZ. Esa inmobiliaria “Paraíso” servía de cobertura a las operaciones de “Inteligencia” que se realizaban en el sitio. En la planta baja había un garaje con un sótano de cuatro metros por tres, donde funcionaba una flota de taxímetros, también pertenecientes al SID, que cumplían funciones de vigilancia y control. El local fue primero arrendado a la sucesión del anterior propietario, por el SID, desde 1976 y luego comprado, tres años más tarde, por una persona con nombre falso. VÁZQUEZ declaró públicamente que él fue quien adquirió ese inmueble (“con el nombre de Narváez José Norberto, en el año 1979 o 1980, no estoy seguro”), aún cuando en Sede judicial atribuyó la compra a otro oficial, (el Capitán Jorge NADER) pero con su intervención en el proceso de selección del inmueble y su aprobación expresa. La carpeta catastral es la Nº 1732, Título de propiedad Nº 21.284, Padrón 28.305. Arrendada por el SID desde 1976 y adquirida tres años más tarde. Los hechos que se encuentran ahora plenamente probados pueden relatarse a partir de operaciones que tuvieron por centro la desarticulación del grupo denominado PVP, sin perjuicio de que en el mismo centro de detención (Automotores ORLETTI) también se detuvo a personas de otros grupos políticos. Estas operaciones se detallaron más extensamente en el dictamen anterior desde la detención de GERARDO GATTI, del apartamento sito en la calle Manzanares (barrio de Núñez, Buenos Aires), el 9 de junio de 1976 (aunque hay secuestros anteriores, como se dirá), hasta principios de octubre de ese año. Los hechos que se encuentran ahora plenamente probados pueden relatarse a partir de operaciones que tuvieron por centro la desarticulación del grupo denominado PVP, sin perjuicio de que en el mismo centro de detención (Automotores ORLETTI) también se detuvo a personas de otros grupos políticos. Estas operaciones se detallaron más extensamente en el dictamen anterior desde la detención de GERARDO GATTI, del apartamento sito en la calle Manzanares (barrio de Núñez, Buenos Aires), el 9 de junio de 1976 (aunque hay secuestros anteriores, como se dirá), hasta principios de octubre de ese año. Está también suficientemente acreditada la forma de actuar de estos sujetos, que viajaban a Argentina en cumplimiento de operaciones antisubversivas coordinadas, que se llevaban a cabo en ambas márgenes del Río de la Plata, y que la base en la que operaban (por lo menos en los casos analizados aquí) era la mencionada OT 18. En el transcurso de esos operativos, GAVAZZO admitió que habían detenido 22 o 23 uruguayos todos pertenecientes, menos uno, al Partido por la Victoria del Pueblo. Previamente a la detención de GATTI, esta probado que en esa época fueron apresados: ARY CABRERA PRATES, el 5 de abril de 1976, EDUARDO EFRAÍN CHIZZOLA CANO, el 17 del mismo mes y año y TELBA JUAREZ en la misma fecha, acciones que se atribuyen al mismo grupo operativo de uruguayos en coordinación con argentinos.   La indagatoria de la Comisión para la Paz no pudo establecer con certeza las circunstancias del cautiverio de CABRERA PRATES, aunque los tres estaban vinculados al PVP. ARY CABRERA permanece desaparecido y se ubicaron en Argentina los restos de CHIZZOLA y JUAREZ, ambos asesinados. ARY CABRERA fue nombrado por sus captores a RICARDO GIL en ese mes de abril, cuando estaba prisionero en el “300 Carlos” como detenido e interrogado en Argentina; se le mostraron pertenencias suyas y se le pregunto sobre su salud. Su compañera ASILU MACEIRO (ahora fallecida), detenida en ORLETTI preguntó por él y recibió como primera respuesta, que estaba en Campo de Mayo y después, que estaba “tocando el arpa con San Pedro”, frase que era usual entre ellos para indicar la muerte de una persona, y que después se encuentra repetidas veces como proveniente de personas de ese grupo operativo. Para la Comisión para la Paz existen indicios que permiten suponer que CABRERA PRATES estuvo detenido en un local de la calle Bacacay de la Capital Federal (lindero con la Automotora donde se instaló ORLETTI) perteneciente al Grupo Operativo O T 18. RICARDO GIL también supo por sus interrogadores que EDUARDO CHIZZOLA había sido detenido, se le exhibió incluso su libreta de conducir, expedida en Buenos Aires y que tenía su foto. En actuaciones posteriores, luego de la detención de GATTI, ese grupo de tareas compuesto por uruguayos y argentinos practicaron una serie de secuestros con similar modalidad. MARIA DEL PILAR NORES MONTEDÓNICO fue detenida el 9 de junio de 1976, el mismo día que GATTI. JULIO CÉSAR RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, el 15 del mismo mes y año, fue secuestrado en su lugar de trabajo por personas de particular que se identificaron como policías. Había también un camión del Ejército.

 Fue visto en Automotores ORLETTI, de donde fue “trasladado” el 21 de junio y se desconoce cual fue su destino final.

En igual fecha (15 de junio de 1976) detuvieron a JORGE GONZÁLEZ CARDOZO, quien había pertenecido al MLN (Movimiento de Liberación Nacional) y a su esposa ELIZABETH PEREZ LUTZ, ambos también trasladados a ORLETTI donde permanecieron con los otros detenidos del PVP. JOSÉ HUGO MÉNDEZ DONADÍO y su mujer MARÍA DEL CARMEN MARTÍNEZ ADDIEGO fueron apresados el mismo 15 de junio, y el 17 FRANCISCO EDGARDO CANDIA CORREA y SILVIA CRISTINA BIDEGARAY QUINTANA. Todos ellos fueron llevados a ORLETTI. MENDEZ DONADÍO y CANDIA CORREA fueron terriblemente torturados allí, en forma casi constante. MÉNDEZ pertenecía a los GAU y CANDIA, un obrero textil, al PCU.  Su mujer, JULIO RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, JORGE GONZÁLEZ y PÉREZ LUTZ permanecían en la celda escuchando las torturas y los gritos de las víctimas. El domingo 20 de junio, sacaron a HUGO MÉNDEZ a la calle para marcar citas con otros militantes, pero aquél no les dio información útil y a la vuelta retomaron la tortura con mayor intensidad. Cuando los trajeron a la celda, CANDIA se desmayaba continuamente. Las torturas consistían en colgaduras, picana eléctrica, golpes, MARÍA DEL CARMEN ADDIEGO supone que le rompían los dedos de las manos “por lo que decía, por los gritos”. Después los subieron a un camión y se los llevaron, tras anunciar que los matarían.  Sus cadáveres fueron identificados muchos años después.  Esa noche comunicaron a ADDIEGO, a RODRÍGUEZ y a la mujer que estaba con él, que serían liberados. Los subieron a un vehículo y los sacaron del centro de detención. Las mujeres efectivamente recuperaron su libertad, pero no pudo saberse que pasó con JULIO CÉSAR RODRÍGUEZ RODRIGUEZ. MARIA DEL CARMEN ADDIEGO atribuyó estos operativos a un grupo uruguayo- argentino. Para que supieran con quien estaba, uno de los captores le dijo: “¿Te das cuenta de donde somos nosotros? Agregaron: Bueno, te voy a cantar las paralelas: 18 de julio, San José, Soriano, Canelones”. Cuando le sacaron la venda, antes de ser liberada, la persona que se dirigió a ella responde a la descripción física del fallecido Comisario HUGO CAMPOS HERMIDA, y así lo señaló. Pudo ver a GERARDO GATTI, a quien debían llevar a curar “porque decían que tenía gangrena en el brazo y en la pierna”  El represor argentino ORESTES ETANISLAO VAELLO relató las circunstancias del secuestro de HUGO MÉNDEZ y MARÍA DEL CARMEN MARTÍNEZ, cuyas órdenes de detención había entregado a la CONADEP. Dio cuenta que la orden fue recibida por él por intermedio del Jefe del Grupo de Tareas del Grupo operativo que integraba y de acuerdo a lo expresado en ella provenía del Comandante del Primer Cuerpo del Ejército, por la vía del Batallón de Inteligencia 601 y que, por el tipo de detención que se solicitaba las personas en cuestión no debían ser interrogadas, sino trasladadas en forma inmediata a una “Cueva” que se denominaba el “taller de la vía” (Automotores ORLETTI), donde fueron recibidas por un integrante de la SIDE y señaló que el lugar sindicado pertenecía exclusivamente a la gente de ese Servicio y se encontraban allí gente de los servicios de inteligencia uruguayos. l 13 de julio de 1976 fue detenido LEON GUALBERTO DUARTE LUJAN junto a SERGIO LÓPEZ BURGOS en un fuerte operativo realizado en una cafetería sita en Boedo entre Carlos Calvo y San Juan, protagonizado por un grupo de personas armadas que les propinaron culatazos y puntapiés. Esposados y encapuchados los llevaron a Automotores Orletti. Todos los secuestrados que sobrevivieron recuerdan la cortina metálica que se abría para entrar y cuando retornó la democracia a la Argentina el sitio fue inspeccionado judicialmente, demostrándose que el relato de las víctimas concuerda con los detalles de la construcción.

  Se encuentra suficientemente probado, también, el secuestro extorsivo de WASHINGTON PEREZ, quien había militado en Uruguay y por ese entonces tenía un puesto de venta de diarios en Buenos Aires. PÉREZ fue compelido a hacer de emisario para obtener la suma de dos millones de dólares a cambio de la libertad de GERARDO GATTI y supuestamente de otros sindicalistas detenidos en Montevideo. Fue llevado varias veces a ORLETTI, vio a GATTI intensamente torturado y en estado físico deplorable, hizo contacto con la persona que GATTI le indicó y le pidieron fotos del secuestrado para saber que estaba vivo.
 
Una de esas fotos está agregada en autos, fue publicada en la prensa luego de restaurada la democracia y la declaración de Pérez ante la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados exime de relato más detallado. El testigo RUBEN PRIETO dijo que la supuesta negociación continuó hasta el 13 de julio, día en que fue secuestrado LEON DUARTE y una veintena más de militantes del PVP. Luego el grupo operativo le comunicó a PEREZ que la negociación estaba terminada. En esa última vez PEREZ vio a DUARTE, horriblemente torturado, el que le dijo algo así como “andate que estos son todos unos asesinos”.  

PEREZ logró el refugio del representante de ACNUR en Buenos Aires y pudo salir rumbo a Europa. Cuando declaró ante la Cámara de Representantes tenía su familia en Suecia, es un hecho notorio que falleció en medio de un acto en FUNSA, a poco de brindar testimonio en el Parlamento y no pudo ser citado al Juzgado. GERARDO GATTI y LEON DUARTE fueron vistos por varios testigos en Automotores ORLETTI, en muy mal estado físico debido a las torturas que estaban padeciendo y no volvió a saberse después de ellos. Ambos están desaparecidos. En actuación del mismo operativo de represión, el 30 de junio secuestraron a ENRIQUE RODRÍGUEZ LARRETA MARTÍNEZ, el 9 de julio a CECILIA IRENE GAYOSO JAUREGUY, el mismo día a MONICA SOLIÑO, el 13 de julio a RAUL ALTUNA, MARGARITA MICHELINI, LAURA ANZALONE, junto al hijo de dos años de su hermano Pablo Anzalone y de ELIDA RITA VÁZQUEZ, apodada Ñosca” (esta última detenida en la casa rodante, operativo donde cayó GIL IRIBARNE, en Uruguay) ANA INÉS QUADROS HERRERA, EDUARDO DEAN, JOSE FÉLIX DÍAZ BAYARDES, ASILÚ MACEIRO, SARA MENDEZ y su hijo SIMÓN RIQUELO, SERGIO LÓPEZ BURGOS y ELBA RAMA MOLLA, el 14 de julio a RAQUEL NOGUEIRA, ANA MARÍA SALVO, ENRIQUE RODRÍGUEZ LARRETA PIERA, ARIEL SOTO LOUREIRO, EDELWIS ZHAN, el 15 del mismo mes y año a VÍCTOR LUBIAN, MARTHA PETRIDES y GASTON ZINA FIGUEREDO.  Todos estaban conectados al PVP, salvo ENRIQUE RODRÍGUEZ LARRETA PIERA que estaba interesándose por el destino corrido por su hijo y así cayó junto con su nuera, RAQUEL NOGUEIRA y asimismo todos fueron conducidos a la misma base operativa, interrogados y torturados.   

El hijo de SARA MÉNDEZ, SIMÓN RIQUELO, fue secuestrado junto a su madre el 13 de junio de 1976, cuando tenía veinte días de edad, por las mismas fuerzas represivas uruguayas que estaban operando en Argentina. GAVAZZO fue reconocido claramente en esa acción. MÉNDEZ no pudo lograr que sus captores le dieran explicación sobre el destino del niño, ni en el centro clandestino de detención argentino ni después en los sucesivos lugares donde estuvo recluida en Uruguay. La actitud de ocultamiento persistió a lo largo de los años y recién en 2003, por investigación basada en datos obtenidos en Argentina, SARA pudo reencontrarse con su hijo, que había sido adoptado por un policía en Buenos Aires.
  
La declaración de GAVAZZO implica aceptación de sus viajes a la Argentina como “Oficial de enlace”, con destino a la Base antes nombrada como OT 18, cuyo jefe era ANIBAL GORDON y además el haber operado “sobre uruguayos, personas uruguayas residentes en la Argentina. Integrantes de movimientos terroristas que se habían trasladado desde Uruguay a la Argentina y allí o se habían integrado a organizaciones terroristas argentinas o habían reorganizado sus actividades para retornar a Uruguay”. Esa admisión expresa no se dio en el caso de JOSÉ RICARDO ARAB, los hechos se tienen por plenamente probados en función de los testimonios e indicios.   
 
Ese primer grupo de detenidos “22 o 23 personas” “todos pertenecientes, menos uno al Partido por la Victoria del Pueblo”, iban, según GAVAZZO a ser ejecutados, y “mediante una mentira”, (siempre versión de GAVAZZO) bajo órdenes del General PRANTL consiguieron que se los entregaran “a efectos de salvar sus vidas”.y finalmente se los transportó a Uruguay En efecto, el primer contingente de prisioneros, en su gran mayoría fue trasladado a Montevideo en un vuelo especial, utilizando un avión Fairchild .de los que cubrían el servicio PLUNA-TAMU, el 24 de julio de 1976. Despegaron del Aeropuerto Jorge Newbery y aterrizaron en el de Carrasco, en Plataforma de la entonces Brigada de Mantenimiento y Abastecimiento. Los prisioneros viajaron vendados, pero aún así pudieron apreciar las características del aparato.
 
La operación habría sido ordenada por el Comando General de la Fuerza Aérea, “a solicitud del Servicio de Información de Defensa (SID) y coordinada por ese Servicio”. En función de esa coordinación se dispuso que las tripulaciones involucradas recibieran las órdenes del destino de la misión luego de haber decolado. El copiloto de ese vuelo fue el actual comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, ENRIQUE BONELLI. Por la Fuerza Aérea integraba el SID, JOSE URUGUAY ARAÚJO UMPIERREZ, a cargo de quien corrió la coordinación de los vuelos. JOSE URUGUAY ARAUJO UMPIERREZ se encuentra cumpliendo arresto administrativo con fines de extradición, reclamado por la Justicia argentina a raíz de estos mismos hechos.  Sobre su responsabilidad penal emito dictamen por separado en el día de hoy.
  
No viajaron en ese avión GERARDO GATTI ni LEON DUARTE, que estaban entonces prisioneros en ORLETTI. GILBERTO VÁZQUEZ no supo explicar por que no vinieron en ese vuelo. Preguntado si era por su relación con el dinero del PVP contestó “que probablemente, en temas de dinero se encargaba personalmente ANIBAL” (por GORDON)

GATTI fue visto con vida por las personas que partieron el 24 de julio. En su Ficha de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (Hoja Nº 6) hay una anotación de 27/1//77 donde se afirma que “Según acta tomada en noviembre de 1976 a (…) se establece que en 1975 participó en la ciudad de Buenos Aires de una reunión del Claustro Z para formar el partido por la Victoria del Pueblo (PVP). En febrero de 1976 participa en las Jornadas Pocho que eran cursos especiales de explicación de las tesis expuestas en el Claustro Final referente a la organización del mismo partido. Integran la mesa Gerardo Gatti, M.MG. JPC., Gustavo Inzaurralde y Jorge Zaffaroni.(Sin F.De I) (Operación “Morgan” del P.C.) Asunto 2-1-2-81- apm” El 16/4/77 hay otra referencia a un acta (Nº 302) tomada en noviembre de 1976, donde se asientan acciones en que habría participado GATTI. Todas las personas nombradas en esa anotación fueron secuestradas por fuerzas represivas, GATTI y ZAFFARONI en Buenos Aires e INZAURRALDE en Paraguay y están desaparecidos. El 29 de octubre de 1976 la Oficina de Prensa de las Fuerzas Conjuntas emitió el Comunicado Especial Nº 22/76. En él se estableció que LEON GUALBERTO DUARTE LUJAN, MAURICIO GATTI, GERARDO GATTI y ALBERTO MECHOSO MÉNDEZ forman parte de la Dirección del Partido por la Victoria del Pueblo. En la Ficha de DUARTE hay también referencia a actas tomadas en noviembre de 1976, “a (….)” con datos de sus actividades.

Las tareas de embarque, desembarque y posterior traslado de los prisioneros que volaron el 24 de julio, estuvieron a cargo del SID, en operaciones coordinadas con OCOA. Desde el Aeropuerto condujeron a los prisioneros a una casa de dos plantas sita en Rambla República de México 5515 (Punta Gorda) que operaba como centro clandestino de detención y era conocido como “Infierno Chico” o “300 Carlos R”. En ese sitio la tortura continuó para algunos de los detenidos, poco después se los trasladó a la edificación ubicada en Bulevar Artigas 1488, casi Palmar, donde antes había funcionado el SID. A partir de entonces quedaron presos en esa casona, en una habitación muy grande, que resultó ser una especie de subsuelo,
 Las víctimas reconocieron perfectamente el sitio, ubicando cada habitación, pasillos y dependencias comunes, así como las modificaciones actuales, inclusive las cañerías que correspondían a la antigua instalación de gas y que se utilizaron para “colgar” a los prisioneros. Muchos de ellos volvieron a ser interrogados y torturados en esas instalaciones. También individualizaron las construcciones existentes a los fondos, (que oyeron nombrar como “el tendedero”) hoy extendidas y reformadas, aunque sin embargo permiten distinguir en una parte importante de ellas las características edilicias de la antigua casa. Estas circunstancias permiten tener por cierto que en 1976 había allí una edificación amplia, de dos plantas, con servicios higiénicos. La planta alta estaba cerrada con llave el día de la inspección y no se pudo acceder a ella.
 
El hermano de MARÍA DEL PILAR NORES, ALVARO NORES arribó después, a principios de octubre, en otro vuelo. Ambos recibieron trato diferencial, al igual que JOSÉ FELIX DÍAZ BAYARDES y su compañera LAURA ANZALONE y fueron después liberados sin proceso. El hijo de ELIDA RITA VÁZQUEZ (ERNESTO, secuestrado en Buenos Aires cuando se llevaron a LAURA ANZALONE), fue devuelto a su familia paterna, luego de intensas gestiones, dos meses después.
 
En esa situación de cautiverio, bajo amenazas, los captores introdujeron la posibilidad de que los detenidos aceptaran suscribir actas fraguadas, donde admitían haber entrado clandestinamente al país para realizar actividades terroristas. Así se llegó al 28 de octubre de 1976, en que “los principales cabecillas sediciosos” fueron presentados a la prensa nacional y extranjera “al tiempo que se brindó una amplia información acerca de las actividades de este grupo terrorista que operaba en Buenos Aires y Montevideo”. La información a la prensa consignó también que “Gran parte de los “recursos” obtenidos mediante rapiñas y secuestros en Buenos Aires fueron aplicados a la campaña de desprestigio internacional del país”
 
A efectos de montar esa fachada, los efectivos actuantes alquilaron un chalet en el Balneario Shangrilá, en la esquina de Avda. de las Américas y  Santa Bernardita, donde también se fabricó un “berretín” en la chimenea y se colocaron armas, que luego fueron mostradas como logro del procedimiento, así como documentos pertenecientes al movimiento que se habría desbaratado. Algunos de los detenidos fueron llevados al chalet para simular que había gente, incluso se hizo un asado para “ambientar” la detención ficticia. El chalet en cuestión (“SUZY”) fue presentado como “El centro principal de operaciones de esta banda en el Uruguay”. También se simularon detenciones en hoteles del centro de Montevideo, en las que personal policial y/o militar, de ambos sexos, participó fingiendo ser huéspedes. Los mismos Servicios de Inteligencia confeccionaron los documentos falsos que se utilizaron como cobertura en todos los casos. El día señalado GAVAZZO apareció en prensa haciendo los anuncios, y se emitió un comunicado donde se dijo que “Entre los detenidos 62 personas en total, figuran:” y a continuación se dieron una serie de nombres (de personas que aparecieron con vida y fueron sometidas a proceso), seguido de un “etc”.  
 
El conteo de los prisioneros efectivamente puestos de manifiesto nunca podía alcanzar al número de sesenta y dos que reconocieron haber capturado. Ante la prensa se presentaron catorce y los que vinieron de Buenos Aires en total apenas superaban la veintena.   
Cuando se decidió que los detenidos se presentarían y se los sometería a la justicia militar, se les condujo en algunas oportunidades a un patio trasero, donde podían recibir la luz del sol. Desde esa posición pudieron ver, en una ventana del piso superior, a una mujer joven con un bebé en brazos, Los guardias preguntaron a las mujeres sobre preparación de mamaderas y quedó la certeza de que el bebé se encontraba en ese local.
 
La habitación en que se hallaban se ubicaba frente a la pieza donde estaba la guardia y se encontraban la radio y el teléfono, separadas por un corredor. Por esta circunstancia algunos de los detenidos sintieron las voces de aviso en la noche en que seguramente se produjo el parto, o al menos el traslado de esa joven mujer al Hospital Militar.

Y también de esa manera podían oír a veces comunicaciones que intercambiaban los efectivos militares que operaban en el lugar.  Así, muchos presos oyeron conversaciones frecuentes con Argentina y sobre los meses de setiembre y octubre observaron movimientos inusuales de oficiales y tropa, que aparejaron la convicción de que el mismo grupo que los detuvo, interrogo, torturó y los mantenía cautivos, estaba realizando nuevas detenciones en Buenos Aires. En esa oportunidad apreciaron la concentración en el local de los efectivos del SID y del OCOA. Asimismo oyeron o recibieron comentarios sobre personas que conocían y que se les decía habían sido apresados, y en varios casos se les exhibieron fotos o documentos de compañeros que hoy permanecen desaparecidos  

  
Confirmando las versiones de este expediente, puede tenerse por cierto que MARÍA CLAUDIA GARICÍA DE GELMAN fue detenida en Buenos Aires, según datos obtenidos, el 24 de agosto de 1976, en avanzado estado de gravidez. Estuvo recluída en Automotores ORLETTI junto con su esposo MARCELO GELMAN, contemporáneamente con un grupo de uruguayos.  
 
Fue trasladada a nuestro país, alojada en la casa de Bulevar Artigas y Palmar y dio a luz en el Hospital Militar de Montevideo a una niña, MARÍA MACARENA. La bebé fue entregada a un Comisario, que la inscribió como hija suya y vivió bajo falsa identidad hasta el año 2000, en que se constató su filiación verdadera. Su caso está conexo con los demás secuestros y traslados ilegales de autos, pero sólo se menciona a los efectos probatorios. No se deduce ahora acusación con relación al secuestro y desaparición de MARÍA CLAUDIA GARCÍA, porque se desconoce el estado del proceso promovido por MARÍA MACARENA GELMAN en otra Sede y porque no se solicitó aquí información al Poder Ejecutivo acerca de su inclusión o no en las previsiones de la ley No. 15.848. De cualquier manera, existe ya plena prueba de ese hecho en estas actuaciones.
  
En el mismo local de Bulevar y Palmar estuvieron recluidos los niños ANATOLE y VICTORIA JULIEN GRISONAS, de 4 años y 18 meses de edad respectivamente. Habían sido secuestrados en Buenos Aires el 26 de setiembre, junto con sus padres, compartieron cautiverio con MARÍA CLAUDIA GARCÍA y en esa casa su presencia fue detectada por otros detenidos. Con posterioridad fueron llevados en avión, seguramente de la Fuerza Aérea uruguaya, a Chile acompañados de una mujer a quien identifican como la “tía Mónica” y abandonados en una Plaza de Valparaíso, de donde fueron recogidos e internados en una Casa Cuna. En los recuerdos de ANATOLE (actualmente abogado y fiscal en Chile) está presente la imagen de GAVAZZO, que lo llamaba “Coyote”  Su foto circuló por medio de organizaciones de derechos humanos, procurando localizarlos y en 1979 una asistente social chilena, de paso por Venezuela reconoció a los hermanitos de la Casa Cuna. Habían sido adoptados por un matrimonio chileno, que desconocía su origen y actualmente viven en ese país, aunque establecieron buenos vínculos con su familia biológica. Por denuncia de los hermanos JULIEN se inició, según información de prensa, un proceso separado sobre estos hechos. Se tienen en cuenta aquí con fines probatorios.  

Efectivamente, continuando con la desarticulación del PVP en Buenos Aires, el 26 de agosto los mismos efectivos habían secuestrado a MARIO JORGE CRUZ BONFIGLIO, el 3 de setiembre a WALTER ADEMAR BENTANCOUR GARIN, el 23 de setiembre a JOSEFINA KEIM LLEDÓ DE MORALES y a su esposo JUAN MIGUEL MORALES VON PIEVERLING, el 26 de setiembre a VICTORIA LUCÍA GRISONAS DE JULIEN, su esposo MARIO ROGER JULIEN CÁCERES y sus pequeños hijos ANATOLE (de cuatro años) Y VICTORIA (de un año y medio) JULIEN GRISONAS, a MARÍA EMILIA ISLAS GATTI DE ZAFFARONI, su esposo JORGE ROBERTO ZAFFARONI CASTILLA y su hija, de dieciocho meses, MARIANA ZAFFARONI ISLAS, a ALBERTO CECILIO MECHOSO MÉNDEZ, su esposa BEATRIZ CASTELLONESSE e hijos, ALBERTO WALDEMAR SOBA FERNÁNDEZ, su esposa ELENA LAGUNA e hijos y a RAÚL NÉSTOR TEJERA LLOVET y JUAN PABLO ERRANDONEA SALVIA, el 28 de setiembre a WASHINGTON CRAM GONZÁLEZ y a su esposa CECILIA SUSANA TRÍAS HERNÁNDEZ DE CRAM, el 30 de setiembre a BEATRIZ BARBOZA SÁNCHEZ y su esposo FRANCISCO JAVIER PERALTA, y a RUBEN PRIETO GONZÁLEZ, el 1º de octubre a ARMANDO BERNARDO ARNONE HERNÁNDEZ, MARÍA DEL ROSARIO CARRETERO CÁRDENAS, SEGUNDO CHEGENIAN RODRÍGUEZ, GRACIELA TERESA DA SILVEIRA DE CHEGENIAN, RAFAEL LAUDELINO LEZAMA GONZÁLEZ, MIGUEL ANGEL MORENO MALUGANI, CARLOS ALFREDO RODRÍGUEZ MERCADER, el 2 de octubre a JUAN PABLO RECAGNO IBARBURU, y a ALVARO NORES MONTEDÓNICO, el 4 de octubre a WASHINGTON DOMINGO QUEIRO UZAL.

  BEATRIZ BARBOZA y FRANCISCO JAVIER PERALTA fueron traídos a Uruguay en un avión de línea. Se les permitió salir de ORLETTI y subieron al avión por sus propios medios, aunque en la misma aeronave viajaron sus captores y se los detuvo antes de llegar, bajaron esposados y los condujeron al “300 Carlos“, donde continuaron los interrogatorios y las torturas.  ALVARO NORES, traído a Uruguay y después liberado, vive en Canadá. Las esposas e hijos de SOBA y MECHOSO fueron conducidas por GAVAZZO y ARAB en un avión comercial a Montevideo, recluidas en una centro clandestino y luego liberadas aquí el 5 de octubre. Todos los demás permanecen desaparecidos.
  
MARIO JORGE CRUZ BONFIGLIO fue secuestrado en el Hotel Familiar, donde vivía, en la calle Corrientes Nº 2929 por un grupo de personas de civil que se identificaron como policías. Se realizaron múltiples denuncias nacionales e internacionales y gestiones de todo tipo sin que haya podido determinarse con certeza la suerte que corrió. En la investigación realizada en cumplimiento del art. 4º de la ley Nº 15.848, por orden del Poder Ejecutivo, el Fiscal Militar de 2º Turno, Coronel Jose Sambucetti, este interrogo a JOSE ARAB, JORGE SILVEIRA QUESADA, JUAN MANUEL CORDERO PIACENTINI, ALFREDO MAURENTE, ERNESTO RAMAS PEREIRA, PEDRO MATO NARBONDO, HUGO CAMPOS HERMIDA, JOSÉ NINO GAVAZZO PEREIRA, JOSE FELIPE SANDE LIMA y RICARDO JOSÉ MEDINA BLANCO.
  
ARMANDO BERNARDO ARNONE también militante del PVP, fue secuestrado en la vía pública, en el Barrio de Belgrano, y hay fuertes indicios, que recogió además la Comisión Para la Paz en su informe, de que fue llevado a ORLETTI.  El 4 de octubre fue allanada la casa de su madre, Petrona Hernández en Montevideo, en el curso de ese operativo realizaron excavaciones en el fondo de la finca y se llevaron la moto que pertenecía a su hijo. La señora Hernández reconoció entonces a JOSE NINO GAVAZZO y a MANUEL CORDERO. Todas las gestiones cumplidas a nivel internacional y nacional no arrojaron resultados positivos acerca de su destino final. A SARA MENDEZ LAMPODIO, hallándose detenida en Montevideo en el local del SID, MEDINA.le exhibió fotos de ARNONE.

De esa conversación mantenida con él, se infiere que lo había visto, pues aludió a un problema en la vista que aquél efectivamente tenía. En la investigación que realizo en 1988 el Fiscal Militar de 2º Turno, Coronel JOSE SAMBUCETI, en cumplimiento del artículo 4º de la ley Nº 15.848, por orden del Poder Ejecutivo, se interrogó sobre su caso a JOSE ARAB, JORGE SILVEIRA QUESADA, JUAN MANUEL CORDERO PIACENTINI, ALFREDO MAURENTE, ERNESTO RAMAS, PEDRO ANTONIO MATO NARBONDO, JOSE FELIPE SANDE LIMA, HUGO CAMPOS HERMIDA, JOSE NINO GAVAZZO PEREIRA y RICARDO JOSÉ MEDINA BLANCO.   WASHINGTON CRAM GONZÁLEZ fue secuestrado en un bar ubicado en las cales La Paz y Juramento, el 28 de setiembre. Ese mismo día detuvieron a su compañera CECILIA SUSANA TRÍAS HENÁNDEZ.  Habían acordado encontrarse en ese bar a las cinco de la tarde. Según testigos el operativo estuvo a cargo de hombres fuertemente armados. CRAM fue visto en ORLETTI, contemporáneamente con MARCELO GELMAN y MARÍA CLAUDIA GARCÍA DE GELMAN. La Comisión para la Paz confirmó ese dato y consignó, en ambos casos, que fueron probablemente trasladados, con destino desconocido, en la noche de 5 al 6 de octubre de 1976. Sus secuestros se atribuyeron a un operativo represivo conjunto uruguayo – argentino en el que participaron el OCOA y el SID por Uruguay y la SIDE y el Ejército argentino. Con relación a ambos se formularon denuncias internacionales y se entablaron acciones judiciales en Argentina y luego en Uruguay, sin éxito. En la investigación ordenada por el Presidente Julio Maria Sanguinetti en 1988, el Fiscal Militar encargado de ella, indagó a JOSE ARAB, JORGE SILVEIRA QUESADA, JUAN MANUEL CORDERO PIACENTINI, ALGREDO MAURENTE, ERNESTO RAMAS PEREIRA, PEDRO ANTONIO MATO NARBONDO, JOSÉ FELIPE SANDE LIMA, HUGO CAMPOS HERMIDA, JOSÉ NINO GAVAZZO PEREIRA y RICARDO JOSÉ MEDINA BLANCO. SEGUNDO CHEGENIAN RODRÍGUEZ fue detenido junto a su esposa, también desaparecida, GRACIELA DA SILVEIRA, probablemente entre el 1º y el 4 de octubre de 1976. “en un operativo global realizado contra militantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) por fuerzas represivas que actuaron en el marco de un operativo no oficial o no reconocido como tal” (informe de la Comisión Para la Paz).  Como en los otros casos, se registran múltiples denuncias internacionales y acciones judiciales sin que se haya podido establecer su paradero. Para cumplir con la investigación del art. 4º, Ley 15848, el Fiscal Militar de 2º Turno hizo comparecer a JOSE ARAB, JORGE SILVEIRA, JUAN MANUEL CORDERO, ALFREDO MAURENTE, ERNESTO RAMAS, PEDRO ANTONIO MATO, JOSE FELIPE SANDE LIMA, HUGO CAMPOS HERMIDA, JOSE NINO GAVAZZO y RICARDO JOSE MEDINA BLANCO.    VICTORIA LUCÍA GRISONAS DE JULIEN y su esposo ROGER JULIEN fueron detenidos el 26 de setiembre en su domicilio de 25 de Mayo y Mitre, Nº 1390/92, en el Partido de san Martín, Provincia de Buenos Aires, en un operativo sumamente violento, por hombres fuertemente armados. ROGER JULIEN pudo haber muerto en ese mismo operativo, no hay datos ciertos al respecto. El entonces Presidente del Supremo Tribunal Militar, Federico Silva Ledesma informó en 1978 a una Comisión de Juristas franceses, (que incluso vieron documentación) que JULIEN había sido detenido y procesado y que se hallaba en el Establecimiento Militar de Reclusión No. 1. Esa información no fue confirmada posteriormente. En cambio VICTORIA GRISONAS estuvo recluída en ORLETTI junto con sus hijos ANATOLE y VICTORIA y allí fue torturada. Pese a las denuncias y gestiones no se obtuvieron datos sobre su destino final. En la investigación realizada por el Fiscal Militar en cumplimiento del art. 4º de la ley Nº 15.848, se indagó a todos los militares y policías procesados en este expediente, además de CORDERO, MATO y CAMPOS HERMIDA. MARÍA EMILIA ISLAS GATTI DE ZAFFARONI y su esposo JORGE ROBERTO ZAFFARONI CASTILLA fueron detenidos el 27 de setiembre con su hija MARIANA en su domicilio de Venezuela 3228, Parque Chacabuco. Un grupo de hombres armados apresó a ZAFFARONI y aguardó en el apartamento la llegada de su mujer e hija. La casa fue saqueada y el matrimonio y la niña fueron llevados a ORLETTI. En ese centro de detención, por lo menos Jorge ZAFFARONI, fue salvajemente torturado. La Comisión para la Paz estableció que MARÍA EMILIA ISLAS fue “trasladada”, con destino final desconocido entre el 5 y 6 de octubre de 1976. Con respecto a ZAFFARONI dijo que fue “trasladado” con destino final desconocido “antes del día 6 de octubre de 1976”. Una Orden de captura del Ejército argentino que señala como “Objetivo Primario” a JORGE ZAFFARONI (con sus datos filiatorios y domicilio) y como “Objetivo Secundario” a MARÍA EMILIA ISLAS DE ZAFFARONI da cuenta que fueron “ENTREGADOS A O.C.OA.S” el 28-09-76. Copia de ese documento estaba en posesión de la Comisión para La Paz y fue agregado y analizado en el respectivo legajo de la CONADEP. De acuerdo al testimonio del prenombrado VAELLO, fueron detenidos en el domicilio consignado en la orden y entregados luego en la “cueva de la vía”. Por comentarios hechos con las personas del lugar al tiempo de ocurrido este operativo, pudo aseverar fehacientemente que fueron interrogados por gente de los servicios de inteligencia de Uruguay conjuntamente con gente de la SIDE y se les dio el destino final: Muerte. Al igual que en los otros casos relacionados, en 1988, investigando su desaparición en cumplimiento del artículo 4º de la  Ley Nº 15.848, el Fiscal Militar de 2º Turno centró su indagatoria en el interrogatorio de los procesados en estos autos, además de CAMPOS HERMIDA, MATO y CORDERO.    MARIANA, la hija de MARÍA EMILIA ISLAS y JORGE ZAFFARONI, nacida el 22 de marzo de 1975 fue apropiada por Miguel Angel FURCI, agente de inteligencia argentino, vinculado a los organismos de represión, que la anotó como hija suya y de su esposa. En 1983 se iniciaron investigaciones que permitieron ubicarla, pero FURCI y su mujer huyeron a Paraguay con la niña. Recién en 1992 se pudo localizarlos y a través de análisis genéticos se estableció la verdadera filiación de MARIANA (Causa 154/95, radicada en el Juzgado Federal No.3 de San Martín, Provincia de Buenos Aires “Furci Miguel Ángel y otra, s/averiguación desaparición de Zaffaroni Islas, Mariana)  FURCI declaró, en el juicio en el que se estableció la verdadera filiación a la niña y se procesó a los apropiadores, que la misma le había sido entregada por efectivos de la SIDE, encontrándose su madre presa en ORLETTI, sabiendo que ésta iba a ser trasladada. A la abuela materna le dijo que se la entregaron en la escalerilla del avión, cuando se llevaban a su madre.

Páginas: 1 | 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.