Radiografía de “El Cóndor”…

El Cóndor en la bruma

Por Felipe Michelini

40co,ndorHace unos días se presentó el libro “A 40 años del Cóndor. De las coordinaciones represivas a la construcción de las políticas públicas regionales de derechos humanos”.

La presentación se realizó con una de las autoras, la venezolana Mónica Venegas, acompañada por la Sub Directora de Derechos Humanos y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, Silvana Lesca, el Director del Instituto de Políticas Públicas de Derechos y quien firma esta nota. El lugar elegido para tal ocasión fue de carácter emblemático: el Palacio Legislativo. El IMPO como parte del centro de información oficial contribuyó con la publicación. El libro es una iniciativa de la Comisión de Verdad, Memoria y Justicia vinculado al pasado reciente de las Altas Autoridades en Derechos Humanos y Cancillerías del Mercosur (RAADH). Esta llegó a la conclusión que a 40 años de fundado el plan criminal Cóndor, no podía pasar desapercibido. Y por lo tanto se le solicitó al Instituto de Políticas Públicas de Derechos Humanos del Mercosur (IPPDH) que tiene sede en Argentina, en un lugar tan significativo justamente como lo es la Escuela Mecánica de la Armada, la ESMA allí en la ciudad de Buenos Aires, que tomara acciones en ese sentido.

La iniciativa es superadora en tanto en general las respuestas al Plan Cóndor han sido de cada uno de los estados, no ha habido respuestas regionales. Yo creo que estas iniciativas, a 10 años de creada la RAADH, en los que creemos en un Mercosur que no abarque tan sólo aspectos económicos sino que sea también sea una comunidad de destino regional.

Esta no puede basarse en el desconocimiento de nuestra historia del pasado reciente, que tiene que invocar nuestra historia más lejana, pero tiene que reconocerse necesariamente en la peripecia del pasado reciente que fue de persecución, de muerte, de violación de los derechos humanos. Pero también de resistencia, de rebeldía y de construcción en la actualidad de políticas públicas que apuestan a un paradigma muy distinto. Una de estas iniciativas regionales, fue la de convocar por cada país integrante de esto que se llamó Cóndor, a presentar trabajos sobre el tema.

felipe-michelini

En el capítulo uruguayo fui invitado a participar junto con dos investigadoras que se han especializado en este particular período de la historia uruguaya que son Gabriela Fried y Francesca Lessa. Presentamos un trabajo que ha tenido en realidad muy buena acogida, en sentido de que es una obra muy fundamentada, con mucha investigación, y al mismo tiempo que expresa cierta sensibilidad frente a tan trágicos hechos y también es un acto de fe en el sentido de apostar a la justicia, sin perjuicio de analizar el plan criminal Cóndor. Este plan fue una coordinación formal y represiva de los regímenes de terrorismo de Estado en nuestra región con el objetivo de, primero, obtener información y posteriormente perseguir y exterminar a opositores políticos, líderes gremiales sindicales, intelectuales en la región sin fronteras. En una región además que tenía el Instituto del Asilo Político y del refugio muy asentados en nuestra historia, el Cóndor rompe una tradición de la política regional muy fuerte que “si tú te ibas del país, bueno, hasta ahí llegaba la persecución”. Pensemos simplemente en Artigas, que estuvo 30 años exiliado en el Paraguay.

Entonces, realmente en ese sentido fue una innovación terrible. Y además, esto no sólo se hizo pensando en la región sino fuera de la región, recordemos los atentados de Roma y de Washington por parte de la dictadura chilena con los apoyos de la operativa Cóndor en general. Recordemos en la iniciativa de mandar a oficiales uruguayos a atentar contra el legislador Koch en EE.UU. Hay que mirar, volver a recordar y denunciar lo que fue esta coordinación represiva desde la perspectiva, como el propio libro lo dice, a la construcción de políticas públicas regionales en derechos humanos en el sentido de generar conciencia, divulgar estos hechos, pero construir un presente de ejercicio de derechos.

Por supuesto, asumiendo la responsabilidad, no puede haber derechos sin responsabilidades, pero comprendiendo también que hay que estar muy atento y muy vigilante porque todos estos hechos pasaron, y nosotros queremos que no vuelvan a pasar, más allá de exigir la verdad y trabajar por la justicia, no queremos que vuelvan a pasar estos hechos tan trágicos como repugnantes. Es necesario ser conscientes, saber que no fue hace mucho que se cometieron en nuestras sociedades, que no son muy diferentes hoy del ayer. Muchos, sino la gran mayoría de los perpetradores, circulan libremente, lo que ya es grave, pero más serio es que son considerados por algunos, como personas honorables.

Páginas: First |1 | 2 | 3 | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.