Argentina: 40 años de la Asociación de familiares de desaparecidos

FAMILIARES DE DESAPARECIDOS Y DETENIDOS POR RAZONES POLITICAS CUMPLE 40 AÑOS

“Una historia de lucha y luchadores”

En diálogo con Página/12, Graciela Lois desgranó el derrotero del origen y el recorrido de la asociación. Destacó la desazón que provoca que después de cuarenta años estén pidiendo por otra presa política, Milagro Sala.

Por Ailín Bullentini

gracielalois

Graciela Lois integra Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas “desde sus primeros meses”, así que el cuadragésimo aniversario del organismo es casi el suyo. Acomoda sillas en una de las salas del espacio que, dentro de la ex Esma, les sirve como sede. Evalúa junto a Claudio Morresi, otro integrante del colectivo, qué gigantografías con fotos que cuentan el camino recorrido formarán parte del ámbito de la celebración, que sucederá esta tarde. Entre las muchas que visten los pasillos del edificio hay una que la eternizó a ella y a su compañero, Ricardo Lois –estudiante de Arquitectura, militante de la Juventud Universitaria Peronista y desaparecido desde 1976–. Ultima detalles e intenta resumir en un puñado de palabras la pila de años: “La nuestra es la historia de una gran familia que encontró la homogeneidad entre múltiples heterogeneidades; una historia de lucha y de luchadores”.

–Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas nació con la estrategia clara y diferenciada del resto de los organismos de trabajar para los presos políticos. Hoy, uno de sus principales reclamos es por la libertad de Milagro Sala.

–Parece mentira, pero cuarenta años después volvemos a hablar de detenidos por cuestiones políticas. Lo de Milagro Sala y los otros diez integrantes de la organización que están detenidos es inconcebible. Es clara la intencionalidad política de sus detenciones, la arbitrariedad manifiesta en su caso.

–A cuarenta años del nacimiento del organismo, ¿cómo evalúa su presente?

–Pienso que el desafío que tenemos es el de retomar el camino que construimos desde el comienzo: el de sostener la lucha en el nuevo marco que da el cambio de políticas que se produjo. Porque hubo un cambio, eso está claro, pero que todavía está por verse cuánto nos afectará, aunque hay señales claras que se están viendo. La mejor manera de afrontarlos es seguir sosteniendo esta marca ética y moral que siempre nos distinguió: seguir siendo organismos de derechos humanos que luchamos por la memoria, la verdad y la justicia, lo que nos permitió dejar un aprendizaje en la democracia argentina. Debemos mantener viva esa llama. Vamos a tener que empezar a ver cuáles son la estrategias que nos tendremos que dar en estos tiempos, pero sin duda lo que más duele es que a cuarenta años tengamos que volver a rediscutir algunas cosas que se suponían estaban claritas. Son momentos en los que necesitamos la ayuda y el acompañamiento de la sociedad. Sobrevivimos todas las etapas de esta país desde el último golpe. Con mayores o menores altibajos ¿Por qué no vamos a pasar éste?

Páginas: 1 | 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.