Sobre el comando Pedro Barneix

logobrecha

DANIEL GATTI

La trama

Fermin_Barneix

Seis meses pasaron ya desde que tomó estado público la existencia del Comando General Pedro Barneix, un grupo paramilitar que se hizo conocer por haber amenazado de muerte vía e-mail a 13 personalidades uruguayas y extranjeras. Los mensajes, enviados el 25 de enero pasado a los correos electrónicos del comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, el diario La República y a algunos de los amenazados, se divulgaron en febrero, tras la denuncia formulada por el fiscal Jorge Díaz, uno de los “notificados” por el comando, que figuraba también en la lista de amenazados. “El suicidio del general Pedro Barneix no quedará impune, no se aceptará ningún suicidio más por injustos procesamientos. Por cada suicidio de ahora en más, mataremos a tres elegidos azarosamente de la siguiente lista”, decía el escueto mensaje. Además de Díaz, mencionaba al ministro de Defensa, Jorge Menéndez, a la entonces directora de la Institución Nacional de Derechos Humanos Mirtha Guianze, a la ex vicecanciller Belela Herrera, al magistrado francés Louis Joinet, al abogado y activista brasileño Jair Krischke, a la investigadora italiana especializada en el Plan Cóndor Francesca Le-ssa y a los abogados uruguayos Pablo Chargoñia, Juan Errandonea, Juan Fagúndez, Óscar López Goldaracena, Hebe Martínez Burlé y Federico Álvarez Petraglia. El texto terminaba: “tenemos varios más, cuyos domicilios y hábitos ya tenemos relevados”. La gran mayoría de los integrantes de la lista estuvieron vinculados en un grado u otro a investigaciones y causas judiciales sobre violaciones a los derechos humanos en Uruguay durante la dictadura. López Goldaracena era el único relacionado directamente con Barneix: patrocinó la causa por el asesinato, en 1974, del militante Aldo Perrini, por la cual fue procesado el general, que el 1 de setiembre de 2015 se suicidó de un balazo en la cabeza cuando iba a ser detenido.

La lista resultó rara por algunas de las presencias y ausencias. ¿Por qué figuraba López Goldaracena y no la jueza Beatriz Larrieux o la fiscal Ana María Tellechea, encargadas de la causa que terminó en el procesamiento de Barneix? Sobre la inclusión del ministro de Defensa se tejieron varias hipótesis. Hubo quien dijo que probablemente se debiera a que la política de Menéndez respecto de las investigaciones por crímenes de lesa humanidad era más firme que la de su predecesor, Eleuterio Fernández Huidobro. “Tal vez haya también cuestiones que poco tengan que ver con el tema de los derechos humanos, como la lucha por el poder dentro de las Fuerzas Armadas o las negociaciones por la reforma de la Caja Militar, que pueden afectar los ingresos de muchos de los retirados, y se haya querido lanzar un mensaje por elevación al ministro. Sería una de las tantas pistas a seguir”, comentó por entonces Pablo Chargoñia.

Desde aquel febrero poco trascendió sobre la marcha del expediente 89-121-2017, a cargo de la jueza penal de 16º turno Julia Staricco y la fiscal letrada penal de Montevideo de tercer turno Mónica Ferrero. El despacho judicial ha trabajado en colaboración con la Policía Científica y con la Dirección de Inteligencia.

***

Se supo, sí, que no se podría saber. Lo dijo la justicia, y lo dijeron los policías que tomaron a su cargo la investigación, como sucede en el actual proceso penal uruguayo.

Algunos de los e-mails habían sido enviados desde la cuenta comandogeneralbarneix@mail 2.tor, utilizando Tor, una red que emplea el llamado “enrutado cebolla” (esa es la traducción española de The Onion Router, Tor) para encriptar mensajes y dificultar la identificación de sus emisores. El comando se valió también del sitio guerrillamail.com, radicado en Estados Unidos, que ofrece casillas de correo electrónico temporales.

Páginas: First |1 | 2 | 3 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.