Feminismo y accionar político

  No hay marcha atrás

La fertilidad de la militancia feminista en Uruguay acompaña un fenómeno internacional de características inéditas. Puertas adentro, las diferencias ideológicas y generacionales marcan distintas formas de ponerle el cuerpo a la causa y reeditan el histórico debate entre la autonomía, la institucionalización y el rol del Estado. Pero hay una preo­cupación compartida: cómo llegar a los sectores populares.

Escriben: Daiana García, Graciela Sapriza, Sofía Kortysz, Ana Laura de Giorgi, Mariana Abreu, Raúl Zibechi, Azul Cordo, Aníbal Corti, Verónica Panella, Fabián Muniz, Isabel Retamoso, Lilián Celiberti y Nancy Fraser.

_ _ _ _ _ _ _ _

Feminismo y política desde el Sur

El movimiento feminista en América Latina.

Ana Laura de Giorgi

El presente histórico del mundo occidental no está definido en función de la inmensa mayoría de mujeres que amasan el pan o la tortilla y que aún no resuelven sus problemas más elementales, como lograr casa, alimentación y salud para ellas y sus hijos. Evidentemente en esa realidad hay una especie de insurgencia, y es difícil pensar a Domitila, la mujer de las minas bolivianas, versus Carolina de Mónaco.” Esta frase publicada en 1986 por parte de feministas que buscaban los modos de desplegar un pensamiento propio, hoy podría ser reescrita casi en los mismos términos. Hoy podríamos escribir: el presente histórico del mundo occidental –y de América Latina si ella quisiera ser parte de ese Occidente– no está definido en función de la inmensa mayoría de mujeres que amasan el pan o la tortilla y que aún no resuelven sus problemas más elementales, como lograr casa, alimentación y salud para ellas y sus hijos. Evidentemente en esa realidad hay una especie de insurgencia, y es difícil pensar a la hija de la activista asesinada Berta Cáceres versus las actrices de Hollywood y su movimiento #Metoo. El feminismo, o los feminismos, desde su vocación internacionalista pueden compartir un repertorio de preocupaciones con otras feministas del Norte, pero están interpelados por fenómenos particulares que inciden en sus concepciones y estrategias. Esta preocupación por comprender, visibilizar y denunciar las condiciones específicas de opresión de las mujeres de América Latina nació hace varias décadas y hoy cristaliza en un movimiento que recoge día a día cada vez más adhesiones. Pero lo importante aquí no se trata de decir “nosotros/as tenemos nuestros propios problemas”, sino de comprender que el feminismo en clave latinoamericana tiene características propias y proporciona una oportunidad para pensar la política hoy en día.

Páginas: First |1 | 2 | 3 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.