Argentina: condena a ex Jefe de Fuerza Aérea

  La Justicia le dio 15 años de prisión al ex comandante de la Fuerza Aérea

Otra condena para Graffigna

28 de diciembre de 2018

El Tribunal Oral Federal 2 responsabilizó al represor y al ex agente de Inteligencia Jorge Monteverde por secuestros y torturas cometidas en el centro clandestino conocido como Virrey Cevallos. Otro agente, el hermano de Monteverde, fue absuelto.

Por Ailín Bullentini

Los crímenes que tuvieron lugar en el centro clandestino conocido como Virrey Cevallos, que funcionó en pleno centro porteño, tienen, desde esta tarde, responsables atribuidos por la Justicia: el ex comandante de la Fuerza Aérea Omar Rubens Graffigna y Jorge Monteverde, un ex agente de inteligencia de esa fuerza recibieron condenas de 15 y 13 años de prisión respectivamente por secuestros y torturas de hombres y mujeres que fueron allí depositados durante la última dictadura cívico militar. El hermano de Monteverde, Enrique, que también fue agente de inteligencia, resultó absuelto, lo cual sorprendió a las víctimas. 

Una de ellas, la periodista Miriam Lewin, apuntó que “los hermanos estuvieron muy comprometidos con el funcionamiento del centro” así que no entendió “porqué para uno hubo condena y para otro no”. Lewin fue secuestrada y mantenida cautiva en Virrey Cevallos entre mayo de 1977 y el mismo mes de 1978. Los fundamentos  de la sentencia estarán disponibles el año próximo, tras la feria judicial. 

El Tribunal Oral y Federal Nº 2, integrado por los jueces Jorge Tassara, Jorge Gorini y Rodrigo Gómez Uriburu, condenó a Graffigna a 15 años de prisión por hallarlo responsable de los delitos de privación ilegal de la libertad de nueve personas, agravada por mediar violencia o amenazas; y la tortura aplicada a siete de ellas, todos hechos sucedidos en Virrey Cevallos, un centro operativo de la estructura genocida de la última dictadura que estuvo a cargo de la Fuerza Aérea. Es la segunda condena por delitos de lesa humanidad que recibe Graffigna, tras ser absuelto en el histórico juicio a los comandantes, en 1985. La primera fue hace escasos dos años, por los hechos que tuvieron lugar en la Regional de Inteligencia Buenos Aires (RIBA). 

A Jorge Luis Monteverde, que se hacía llamar en Cevallos como “Sota”, los jueces lo condenaron a 13 años de cárcel. Lo hallaron responsable, en calidad de coautor, del secuestro de seis personas, agravados por mediar violencia o amenazas, y las torturas impuestas a cuatro de ellas. El “Sota” fue agente de inteligencia de la Aérea hasta 2007, pero cuando actuó de carcelero en Cevallos tenía no más de 25 años. Ése centro clandestino funcionó en una casa de dos pisos ubicada en la calle Virrey Cevallos 628, entre Chile y México. Un infierno ubicado en pleno centro porteño, a pocas cuadras del Congreso. 

Páginas: 1 | 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.