Dos números de la publicación “El Chasque”

Arismendi señalaba que la dictadura dejaba una espina clavada en el cuerpo de la democracia. Esa espina es la impunidad, su ley de caducidad y a su vez, una corporación militar totalmente cohesionada y convencida de que sus actos fueron justificados ante la inoperancia de los “políticos” para enfrentar a los enemigos de la patria. El manto de silencio que mantienen las FFAA sobre los hechos pasados es el ejemplo más claro de ese relato.

Las FFAA se ven a sí mismo como una institución que fue utilizada para hacer el trabajo sucio que los políticos no se animaron hacer, el chivo expiatorio, vilipendiada y pisoteada durante todo este período. Ni un oficial ni sectores de las FFAA se han pronunciado contrariamente a esa visión. Hasta la fecha todos son cómplices, justificando de hecho el terrorismo de Estado.

Hoy, los aparatos de inteligencia relacionados a la dictadura vuelven a actuar en un contexto de desafuero del senador Manini y de la discusión presupuestal sacando a luz un nuevo documento relacionado al tribunal de honor a Gilberto Vázquez por su fuga del H. Militar.  En ese juicio por su fuga, Gilberto Vázquez confiesa una serie de horrores que a posterior se ocultan a la hora de informar al Ejecutivo. Esto sucedía en el 2006. Gilberto Vázquez fue procesado bajo el gobierno de Tabaré Vázquez a 25 años de cárcel por 29 delitos.

El hecho de que salgan a luz hoy en el 2020 parte de las actas del Tribunal de Honor, en el marco de una definición de desafuero y la discusión del presupuesto, es claramente una operación de los aparatos de inteligencia para correr el centro de debate, ensuciar al FA y a Tabaré Vázquez acusándolo de haber homologado las actas a pesar desu contenido y de ocultamiento de las mismas.

Por supuesto que el Partido Nacional es parte de esta operación y vemos a Javier García, Gandini y al propio Presidente Lacalle Pou señalar que el FA lo sabía y lo ocultó acusándonos de antidemocráticos. Lo real es que debemos asumir que fuimos unos ilusos al creer que los aparatos de inteligencia ya no existían.

Por otro lado el PN se olvida, en su alharaca democrática y libertaria, que los muertos, torturados, presos y desaparecidos en la lucha contra la dictadura son nuestros. El Partido Nacional ha tenido muchas oportunidades para colocarse del lado de la verdad y de la justicia, pero siempre las ha desaprovechado. Fue así cuando votó  la ley de caducidad y después levantó la mano para expulsar a Germán Araujo del Parlamento. Se lo recordamos en palabras de él:”¡Levanten la mano! ¡Retírenme del Senado, pero no me van a retirar de la lucha por la democracia, por la verdad y por la justicia! ¡Viva mi país y esta democracia que vamos a preservar y a profundizar. ¡Viva la patria! (23 de diciembre 1986). Aquellas manos que votaron para expulsar la voz de la dignidad son las mismas que hoy no votan el desafuero. Por encima de todo ruido mediático lo verdadero e inocultables es que el PN volvió a colocarse del lado de la  impunidad.

Sabemos que este tema no está cerrado aún y tendremos que abordarlo en futuros análisis del Frente Amplio en la redefinición estratégica para un nuevo período histórico. La experiencia debe ser insumo para los nuevos desafíos teóricos y prácticos que el Frente Amplio debe asumir con urgencia. Sin un profundo análisis del último período donde el FA fue gobierno, es imposible proponerse un futuro cierto.

Ahora todas las fuerzas están puestas en las elecciones departamentales y municipales, y desde esa realidad comenzaremos a delinear con el pueblo el nuevo horizonte al cual pretendemos llegar.

.

 

Páginas: First | ← Previous | ... | 4 | 5 |6 | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.