Ex guerrillero tupamaro, pieza fundamental del teatro uruguayo

Tras su liberación desarrolla durante varios años una labor de gestión, docencia y dirección teatral, y el Ministerio de Educación y Cultura lo contrata para una tarea docente en Paysandú en donde crea el Taller de Teatro de Paysandú.

¿Desde cuándo hace teatro?

Raúl Rodríguez Da Silva: Mi vida vinculada a las artes escénicas comenzó prácticamente cuando tenía 11 años, participando en un ciclo de radioteatros integrados por niños, para luego a los 15 años trasladarme a la capital de mi país, Montevideo, para comenzar mis estudios teatrales.

¿Qué puede decir del teatro popular de América Latina?

R.RdS: El teatro latinoamericano ha sido un teatro de mucha fertilidad, un teatro muy creativo en general, y que ha procurado trasladar a la escena los problemas de nuestro continente. También por eso ha sido un teatro perseguido por las dictaduras que han asolado a Latinoamérica.Esto fue muy claro en la década del 60/70 donde ese teatro llegó a sus mayores niveles de calidad artística y de influencia en el público. Luego en la década del 90 y con el neoliberalismo que comenzó a imponerse en el continente , crecieron las influencias de la ideología y la estética que lo acompañaba: el posmodernismo. Eso fracturó en gran medida la influencia del teatro en el público, formando un teatro de élite, y de iniciados en un código intraducible para las capas populares, Eso obviamente alejó al gran público del teatro. Ahora estamos procurando salir de esa influencia negativa, pero no es fácil, porque esa estética cuenta en general con el apoyo oficial y privado.

¿Hace tiempo que tiene una relación cultural y teatral con Rusia. Promoviste la obra de Fiódor Dostoievski en Latinoamérica y has sido invitado a diversos festivales y temporadas anuales en Moscú, para poner en escena obras tanto uruguayas como de dramaturgos rusos. ¿Podría decirnos algo más sobre el tema?

R.RdS: Mi ligazón con el teatro ruso es muy fuerte. Se puede decir que principalmente mi contacto y estudio en el Instituto Ruso de las Artes Teatrales, el GITIS de Moscú, cambió totalmente mi óptica del arte teatral, y en particular de la formación teatral. Mi encuentro con Konstantín Stanislavski y su Sistema fue fundamental para mi labor en Uruguay, y el resto de Latinoamérica. transformándome en un verdadero misionero del mismo. He impartido clases en GITIS, puesto en escena varias obras con artistas profesionales de Rusia, y hoy por hoy tengo un Studio Teatral en Moscú en el Teatro Estatal de Armen Dzhigarkhanian para estudiantes y artistas latinoamericanos, y de habla hispana en general, y también rusos. Ha sido una labor consciente también servir de nexo en la medida de mis posibilidades, entre la cultura rusa y la latinoamericana. He puesto en escena en Uruguay y Latinoamérica, obras clásicas de dramaturgia rusa ( Chejov, Pushkin, Dostoeivski, Gorki, etc) y en Rusia, obras teatrales de Uruguay y de Latinoamérica.

¿Y desde septiembre 2018, forma parte de la Asociación de Escritores en Rusia, siendo el primer latinoamericano en obtener esta relevante distinción. ¿Cómo lo vivió ? Cuál es tu misión ?

R.RdS: Primero aclaro que nuestro Gremio tiene también en su integración a dramaturgos, críticos y directores de teatro. El hecho de integrar esa asociación como el único latinoamericano, y también como el único no ruso, ha sido y lo viví como un premio a mi trayectoria. También implica la responsabilidad de divulgar la actual dramaturgia de Rusia en mi continente, concretando la traducción de esas obras al idioma español. Haciéndosela llegar a mis colegas latinoamericanos. Por otra parte en mi Studio en Moscú he priorizado dentro de mi trabajo, el tomar en cuenta los textos de la dramaturgia contemporánea rusa.

En 2021 celebraremos el bicentenario del nacimiento de Dostoievski, ¿tienes un proyecto?

Páginas: First | ← Previous | 1 |2 | 3 | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.