Italia: en juicio sobre “Plan Cóndor” Macarena Gelman testificará

Sobre verdad y justicia

Macarena Gelman testificará el 21 de abril en Roma, en el juicio por el Plan Cóndor.

macarena

El jueves y viernes en el aula búnker de Rebibbia en Roma se realizaron dos videoconferencias, con Canadá y Uruguay, para permitir a Eduardo Corro, Adriana Chamorro y Erlinda Vázquez llevar sus testimonios ante la III Corte di Assise de Roma, presidida por la jueza Evelina Canale, en el marco del juicio por el Plan Cóndor. La sesión contó también con la presencia de Ernesto Alfredo Messano de Mello, cónsul de la República Oriental del Uruguay, y Gabriela Chifflet, encargada de Negocios de la representación uruguaya.

“Cuando entrábamos a los chupaderos –cuenta Adriana Chamorro- nos sacaban todas nuestras cosas, incluso la ropa, y nos daban otros indumentos; desde ese momento, lo entregado era todo lo que teníamos. Con el tiempo, uno intentaba acumular unos objetos útiles: las mujeres tenían alguna tela que usaban cuando menstruaban, otros tenían trapitos para abrigarse o cubrirse los pies. No eran pertenencias, eran una miseria, pero muy importantes en aquellas condiciones. Cuando la gente entendía que iba a ser trasladada, quería llevarse esas cosas, por ejemplo, el frasco de 250 ml para la ración diaria de agua, pero los guardias no lo permitían. Decían que no lo iban a necesitar”.

Corro, Chamorro y Vázquez, secuestrados en Buenos Aires entre febrero y abril de 1978, vivieron la experiencia de la detención clandestina en los pozos de Quilmes y Banfield, y son testigos claves para testimoniar el paso por aquellos lugares de numerosos detenidos uruguayos, ahora desaparecidos.

Sus declaraciones son un continuo trabajo de memoria. Relatan la presencia de la gente que encontraron y de quienes escucharon sus nombres, se esfuerzan por reconstruir los tiempos de los traslados, repasan las composiciones de las celdas, refieren datos personales y nacionalidad de los verdugos y, cuando pueden, los identifican.

“Nadie sabía lo que iba a pasar y así todos hacíamos el ejercicio de recordar cosas importantes: identificar gente con nombres propios, direcciones de las familias y números de teléfonos para avisar en caso de salida. Durante nuestra permanencia en los pozos, hicimos un incesante ejercicio de memoria”, dice Adriana Chamorro.

Eduardo Corro, su esposo, secuestrado con ella en febrero de 1978, llegó al pozo de Banfield en marzo: “Había dos plantas. Abajo, oficinas y una sala de primeros auxilios, de parto, que funcionaba como maternidad para toda la provincia de Buenos Aires. La noche en que llegué, escuché golpes en la pared. Era Alfredo Moyano, argentino, que me dijo que allí estaban 21 uruguayos, entre ellos su mujer, María, que estaba embarazada. […] Estuve en el pozo hasta el 8 de octubre y pude conocer a buena parte de esos uruguayos; fueron secuestrados primariamente en el COT I Martínez [Centro de Operaciones Tácticas I Martínez*]. Eran 26, cinco fueron trasladados a Uruguay y 21 quedaron en Argentina”. Sobre el traslado de esos cinco, Corro recuerda sólo el nombre de Eduardo Gallo. Chamorro, en cambio, rememora que María Artigas, su compañera de celda entre junio y octubre, le refirió que en los días posteriores al secuestro, mientras estaban en el COT I Martínez, las guardias le ordenaron preparar seis viandas con milanesas para la gente que iba a ser trasladada a Uruguay: “Los nombres de esas personas eran Castro, Gallo, Camacho, Julio D’Elía y dos más que no recuerdo. Uno de los cinco era el compañero de Yolanda Casco; ellos tuvieron un hijo en Banfield, lo llamaron Carlos”.

Según la cronología que reconstruyen los testigos en abril de 1978, todos los uruguayos, excepto María Artigas -por estar embarazada- e Ileana Ramos de Dossetti -por sospecha de embarazo-, fueros llevados al pozo de Quilmes para ser interrogados por militares uruguayos y argentinos. Tardaron diez días en volver. “En Quilmes fueron interrogados por Gavazzo”, afirma Chamorro.

Páginas: First |1 | 2 | 3 | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.