Bardesio: el del Escuadrón de la Muerte

  Oculto a la vista de todos

A Bardecio se le negó la libertad anticipada luego de constatar que no se arrepiente de sus crímenes. Sin embargo, se encuentra con prisión domiciliaria y cuenta con autorización para salir a caminar tres veces por semana. Condenado como coautor del homicidio de Héctor Castagnetto, durante una pericia psicológica reciente declaró: “Para mí Castagnetto no era nada ni nadie… acuérdese que estábamos en un sistema militar”. Y sobre el asesinato, reprodujo: “Lo llevaban en un bote manejado por el capitán de navío Jorge Nader”,“lo ataron con una cadena, le pegaron tres tiros y lo tiraron al agua”. Sus vecinos y la Coordinación 25 de Julio harán una vigilia este sábado para reclamar que se le revoque el beneficio de la prisión domiciliaria.

Betania Núñez

7 junio, 2019

Fue invisible durante años, o eso intentó. Se mudó una noche invernal de 2015 y se recluyó en su casa, perfil bajo, sin llamar la atención. De a poco fue ganando espacios: empezó a salir a tirar la basura, caminó hasta la esquina, saludó a los vecinos como uno más. Pero en el fondo siempre estuvo la sospecha, que con el tiempo fue cobrando fuerza.

Desde la perspectiva de los vecinos, en aquel noveno piso del edificio de Martín C Martínez vivía una mujer viuda. Por eso, cuando el hombre se instaló de un día para el otro y fue presentado como el marido de la dueña de casa, a nadie le pareció una situación del todo normal.

En retrospectiva, los vecinos recuerdan que antes de la llegada de su esposo la señora había preguntado si se trataba de un barrio politizado, y reparan en que ahora tienen otros elementos para interpretar aquella historia increíble –según dijo, se había trasladado de Argentina a Uruguay luego de que le pusieran una bomba en su casa–, para ver que tenía un trasfondo diferente al de la inseguridad.

Desde 2015 la especulación fue creciendo: tenían que significar algo esos autos estacionados cada tanto con chapa del Ministerio del Interior y las visitas de los uniformados de verde militar. Fue una combinación de azar y de sospecha la que, recién este año, disipó el misterio. Después de identificar el apellido, pusieron una historia sobre la otra: la salida del país en 1972 hacia Canadá, su pasaje por México y su larga estadía en Estados Unidos, su migración a Argentina y su extradición en julio de 2008 a Uruguay.De este ex policía y fotógrafo –que trabajó para la Cia y reveló imágenes de todos aquellos pasajeros que salían del Aeropuerto de Carrasco con destino a Cuba para entregarlas a la Embajada de Estados Unidos– no hay tantas fotos como se tendería a pensar, pero los vecinos ahora tienen más: la de julio de 2008 cuando, esposado, fue conducido a la justicia, y la secuencia de un día corriente de mayo de 2019, pleno mediodía, cuando salió a caminar con su señora. Y ahora sí no hay más dudas de que se trata de Nelson Bardecio.2

DE JAMES BOND A CHOFER DE CANTRELL. El 20 de octubre de 2017, en el apartamento de Martín C Martínez, una psicóloga enviada por el Poder Judicial le realizó una pericia. Bardecio había solicitado la libertad anticipada y el insumo ayudaría en la definición. Si bien al principio el ex policía mantuvo “una actitud persecutoria, desconfiada, amenazante” e insistió en su inocencia –según dio cuenta la psicóloga en el informe que elevó al juzgado–, luego se explayó: fue un allegado a Jorge Pacheco Areco, presidente de la República de la época, el que le permitió entrar de una semana para la otra como policía del Ministerio del Interior. Era “el momento de los tupamaros”, contextualizó Bardecio: “Tuve la feliz idea de pensar en algo mejor para combatir al movimiento e hice un escrito de dos páginas para seguir mejorando el servicio de inteligencia. Yo quería escalar, subir a oficial”.

Páginas: First |1 | 2 | 3 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.