La búsqueda de “desaparecidos” en 2020

  Sin descanso

La búsqueda de desaparecidos en 2020 y después

Mauricio Pérez

3 enero, 2020

Cartel con un fragmento de “La leyenda patria” en el batallón 13 de infantería, donde se hallaron los restos de Fernando Miranda en 2005 y de Eduardo Bleier en 2019 

El equipo de antropólogos y el acervo documental de la dictadura no dependerán más de Presidencia. En su lugar, la Institución de Derechos Humanos asumió la investigación sobre los crímenes cometidos entre 1968 y 1985 por el terrorismo de Estado. Este será el organismo que deberá negociar con el próximo gobierno el presupuesto para dar continuidad al plan de trabajo a partir de 2021.

La búsqueda, por ahora, no se detiene. El Grupo de Investigación en Antropología Forense (Giaf) seguirá trabajando durante la temporada estival en las entrañas del Batallón número 13 en busca de restos de detenidos desaparecidos durante la última dictadura. El objetivo es terminar lo antes posible con las excavaciones en el área cautelada por la justicia. Los trabajos por estos días se concentran en los fondos del predio militar, donde en agosto fueron hallados los restos de Eduardo Bleier. Se trata de un área de sumo interés, ya que en 2005, a unos 100 metros de allí, fueron hallados los restos de Fernando Miranda.

Los restos de Bleier estaban en una fosa irregular, en el margen del arroyo Miguelete, a unos 80 centímetros de profundidad, sobre una barranca. Si bien supone dificultades trabajar al rayo del sol, también es una oportunidad. Se trata de una zona anegable y de difícil acceso casi todo el año. Pero las altas temperaturas de las últimas semanas bajaron el cauce de agua, lo que favorece la búsqueda y permite, incluso, adentrarse en el arroyo, un espacio al que nunca se había podido llegar.

Terminar los trabajos en el Batallón 13 es una decisión compartida por la Institución de Derechos Humanos (Inddhh), que asumió la responsabilidad de la búsqueda de los desaparecidos. En efecto, el organismo –dependiente del Parlamento– decidió darle continuidad a la búsqueda, mantener la estructura de trabajo y renovar los contratos de los integrantes del Giaf. Así, el equipo de antropólogos dejó de depender de Presidencia de la República.

Páginas: 1 | 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.