Entreveros de un Tribunal de Honor militar, y la muerte de Ramón Peré

Por el caso, Machado fue procesado en dos instancias en 2013 y 2014 como autor de un delito de “homicidio intencional”, pese a que su defensa siempre manifestó que se trató de un caso de “legítima defensa”.
La condena del coronel retirado por parte de la Justicia fue el argumento utilizado por Lacalle Pou para no homologar el fallo. El expediente señala que Vázquez tenía una sugerencia del ministro de Defensa, José Bayardi, para tampoco homologar.

“Las consideraciones no resultan enteramente de recibo, más allá de admitir la opinabilidad en la valoración ética del caso, en tanto la aprobación del fallo alcanzado supondría una contradicción con las bases fácticas y la valoración jurídica que emerge de un proceso jurisdiccional que, con todas las garantías del debido proceso legal, arribó a un fallo condenatorio penal firme por la comisión de un grave delito de homicidio intencional”, señaló el mandatario en la resolución.

De acuerdo con Lacalle Pou, absolver a Machado resultaría “un contrasentido impropio del Estado de derecho, y aun del principio de separación de poderes, convalidar un fallo administrativo de carácter absolutorio en el plano de la valoración moral del señor oficial enjuiciado por sus pares, mientras este ha sido condenado por un delito de homicidio intencional a través de una sentencia firme dictada en un proceso con todas las garantías constitucionales del debido proceso”.

El caso

La muerte de Peré se produjo en la tarde-noche del 6 de julio de 1973 en el marco de manifestaciones en rechazo al golpe de Estado y mientras se desarrollaba la huelga general impulsada por la CNT.

Machado, que en ese momento era un alférez de 21 años relató ante sus camaradas que ese fue el primer día tras retornar de su licencia matrimonial y que se encontraba cenando cuando su superior le solicitó que saliera a la calle porque estaba ocurriendo una asonada. Sin darle instrucciones específicas, Machado interpretó que debía salir a patrullar vestido de civil.

Según su relato, Peré estaba en “actitud sospechosa” junto a Horacio Montauban en las inmediaciones de Rivera y Bustamante, y los militantes no respetaron la “voz de alto”. Uno de ellos –Montauban– desapareció en una esquina lo que los hizo interpretar que “uno se quedó para cubrir la retirada del otro”.

“Yo hice fuego, hice los tres disparos de advertencia que establecía el protocolo y luego disparo en la dirección de donde percibíamos los sonidos o los fogonazos”, explicó ante el tribunal y reconoció que minutos después encontró herido a Peré, a quien lo trasladó al Batallón Florida –donde se desempeñaba– y luego al Hospital Militar en ambulancia, donde finalmente falleció.

Ante el tribunal, Machado describió el clima que se vivía en el Batallón Florida, el cual junto al Grupo de Artillería N°1 eran los que “hacían punta en la lucha antisubversiva” y señaló que tras los hechos fue respaldado por sus pares y superiores. “Quien había fallecido era un integrante del enemigo, de los que hace poco habían ejecutado al teniente Ricardo Braida”, dijo y agregó que por pertenecer a ese batallón se consideraba un “blanco probable”.

Reconoció que la actuación de la Justicia Militar que lo juzgó durante la dictadura fue breve porque las muertes eran consideradas un “subproducto para esa época”. “El Batallón no podía permitirse el lujo de no contar con un oficial para hacer patrullas por estar a disposición de la Justicia Militar”, añadió.

Páginas: First | ← Previous | 1 |2 | 3 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.