Argentina: juicio a las brigadas policiales que actuaron junto a la dictadura

Tras ese traslado, quedaron ella y Horacio Matoso en el calabozo. Los separaron, así que ella quedó como “la única mujer permanente allí para todo lo que se les ocurriera. Si para presionar a un compañero creían que necesitaban hacerle escuchar cómo torturaban a la madre o a la hija, yo era sacada del calabozo, llevada a la sala de torturas que estaban atrás, y torturada para hacerme gritar. Y yo gritaba”, describió. También mencionó un episodio en el que “el jefe de la patota que estaba ese día me hizo sentir un aparato del cual se ufanaba, porque decía haberlo creado, que usaba para introducir en las mujeres y pasarles electricidad”.

De allí, fue trasladada a la Comisaría III de Valentín Alsina y luego “blanqueada” en Devoto, en donde “ya estábamos legales”.

Antes de culminar, enumeró nombres y alias de todos los represores que recordaba. Destacó a Etchecolatz, de quien supo su verdadero nombre cuando lo vio en la televisión, durante la década de los 90. Y también a Miguel Angel Ferreyro, “un cabo a quien denuncio por violación”. Su denuncia contra Ferreyro, quien cumple con prisión preventiva en su casa de City Bell –en donde fue escrachado el pasado fin de semana–, ampliada en instrucción tras aquel juicio de 2006, fue central para que comenzara a investigarse El Infierno. 

 

Páginas: First | ← Previous | 1 | 2 |3 | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.