En los 40 años del SERPAJ

Cuarenta años del Serpaj

Pedacito de utopía

Mateo Magnone Hugo
30 abril, 2021

Por estos tiempos se cumplen 40 años de la creación del Serpaj en Uruguay y 80 del nacimiento de Luis Perico Pérez Aguirre, su cara más visible. Vale rememorar los primeros años de una organización que aún sigue trabajando, como puede, pero con la ética como piso y horizonte.

Local del Serpaj en la calle Gral Flores durante el ayuno de los religiosos en agosto de 1983 

Para graficar la situación del país durante la dictadura, suele repetirse una imagen: «Uruguay fue una cárcel política». En el informe «Nunca más», del Servicio Paz y Justicia (Serpaj), se describe el tratamiento que las dictaduras les dispensaron a sus enemigos. En Chile se los fusilaba, en Argentina se los desaparecía y en Uruguay se los encarcelaba. Refiriéndose a los presos, en setiembre de 1979, el coronel Federico Silva Ledesma, presidente del Supremo Tribunal Militar, decía sueltamente: «El Uruguay tiene en este momento 1.600 problemas porque no tiene 1.600 muertos». Ese número creció exponencialmente y el pequeño país, que había sido un ejemplo de solidez democrática, pasó a tener uno de los índices más altos de personas privadas de libertad en el continente. Esa foto tiene más de 40 años. Pero el encierro en Uruguay ha sido contumaz. Hoy, tras haber transcurrido gobiernos de todos los signos, la tasa de prisionización sigue siendo escandalosamente alta. Ya no se trata de una foto, sino de una trágica película, que ha tenido al Serpaj como crítico en la primera fila, abordando la problemática con los lineamientos metodológicos de la defensa de los derechos humanos, asistiendo en prácticas educativas, denunciando irregularidades, incentivando debates que incluyen a quienes están recluidos y extendiendo el análisis con los informes anuales de derechos humanos en Uruguay. ¿De dónde surge esta impronta?

En 1980, Efraín Olivera integraba la colectividad Emaús Uruguay. Fue coordinador local y delegado regional de la organización. Ese año, el argentino Adolfo Pérez Esquivel recibió el Premio Nobel de la Paz por su trabajo en favor de los derechos humanos, a través de la lucha por la paz y la búsqueda de justicia. «Él desarrollaba su prédica en un medio similar al nuestro, en un contexto político muy cercano, así que se me ocurrió hacer algo parecido acá. Hablé con tres o cuatro personas importantes, que podrían darle forma; una de ellas, Luis Pérez Aguirre, Perico. Todos me dijeron que era interesante, pero no veían que fuese el momento. En el verano del 81 me llamó Perico y me contó que un sociólogo conocido de él, uruguayo, que estaba trabajando con Pérez Esquivel en Buenos Aires, le mandó una carta en la que le proponía crear acá un Serpaj y prometía un apoyo. Ahí hablamos con más gente para largar el asunto. Decidimos empezar a trabajar a la luz pública con gente conocida y largamos enseguida. ¿Cuál fue la fecha exacta de fundación? Nunca lo supimos. No hubo un día de inicio, pero con Perico siempre dijimos que el Serpaj nació entre marzo y abril», contó Olivera. Tras definir el grupo inicial, un compañero consiguió un local en la avenida General Flores, que fue la sede del servicio por dos años. El Serpaj fue, en su origen, de inspiración cristiana, ecuménica, no confesional y humanista, y tenía la atención puesta en una concepción integral de los derechos humanos. «Claro, al ser Uruguay un país tan laico, algunos aspectos han tenido menor presencia que en otros Serpaj del continente», aclaró. Aparte de Efraín y Pérez Aguirre, el núcleo fundador lo integraron los sacerdotes Juan José Mosca, Jorge Osorio, Jorge Faget, Giancarlo Moneta y Adolfo Ameixeiras; los docentes Patricia Piera, Francisco Bustamante, Martha Delgado y Mirtha Villa, y la abogada Josefina Plá y la escribana Marisabel Ricci. Tiempo después se sumaron los pastores metodistas Ademar Olivera, Randall Hansen y Jeljer Dijkta.

Pese a haber nacido en dictadura, el grupo decidió actuar a la luz pública, con ciertos cuidados ante las posibles represalias. A las parejas que participaban y tenían hijos Perico les recomendaba que no estuviesen siempre los dos integrantes en las reuniones y las demás actividades, por si sucedía algo no deseado. Seguía moldeando esa reserva moral que lo acompañó hasta el final. Leer y escuchar los testimonios de las madres de los desaparecidos ayuda a comprender lo invalorable de su sigilosa tarea. En 1977, cuando el primer grupo de madres –el de uruguayos desaparecidos en Argentina– empezó a juntarse, en el país no había organizaciones de derechos humanos que pudiesen cobijar sus demandas. Tras fundarse el Serpaj, ese cobijo empezó a tomar forma y Perico animó a los distintos grupos de familiares –disgregados según el tipo de desaparición que afrontaban– a que se unieran, ya que, en definitiva, representaban lo mismo y luchaban por lo mismo. En paralelo a estos movimientos –que luego decantaron en la formación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos–, el Serpaj organizaba actos de denuncia en parroquias barriales –Tierra Santa, la capilla Jackson, la iglesia de Los Vascos, entre otras–, con eje en la situación de los uruguayos desaparecidos del otro lado del río, con el habitual asedio de camionetas de la Policía dando vueltas a las manzanas.

Páginas: 1 | 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.