Intervención de un Tribunal de Apelaciones y la Ley de amnistía

logo_caras

Polémica aplicación de la Ley de Amnistía

El felón, los torturados y los desaparecidos

amodio

Un Tribunal de Apelaciones consideró que Héctor Amodio Pérez está amparado en la Ley de Amnistía y revocó el procesamiento en su contra. El exmilitante tupamaro se benefició de una resolución dictada a mediados de los 80, cuando no estaba en el país. Un beneficio que recibieron miles de uruguayos, entre ellos, muertos y desaparecidos durante la dictadura.

A efectos de obtener un beneficio para sí y para su pareja, el exmilitante tupamaro Héctor Amodio Pérez pasó a prestar “abierta colaboración” con las autoridades militares de la época, lo que incluyó ordenar e interpretar documentación incautada, pero también “realizar tareas de campo, saliendo a la calle a ‘marcar’ personas y lugares que integraban la organización (el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros) a efectos de su detención”.

“Fue así que [Amodio] tuvo activa participación en la aprehensión de varios integrantes del movimiento, así como también en la dirección de los interrogatorios a los mismos, con la finalidad de obtener información que podría resultar útil a los fines de la ilícita represión”. A cambio de su “actitud colaboracionista, no solo logró beneficios inmediatos en sus condiciones de reclusión, sino que además obtuvo que trajeran a convivir con él en una misma pieza a su pareja, Alicia Rey. Posteriormente también obtuvo los salvoconductos para salir del territorio de la República con destino al Reino de España, sirviéndose de documentación falsa que le fue proporcionada para ello”.

“En tal sentido, se recabaron valiosas declaraciones de militares y excompañeros que ratifican que Amodio Pérez fue un felón, que en las circunstancias en las que estaba no dudó en ponerse del lado de los carceleros militares para colaborar con los mismos, aportando información en busca de beneficios para sí. Todo como la manifestación propia de una personalidad egocéntrica, orgullosa, vanidosa, que estaba resentida y dolida con sus excompañeros, tal como destacan los que a ese respecto se manifestaron”.

Con base en estos argumentos, el Tribunal de Apelaciones en lo Penal (TAP) de 4º Turno validó las denuncias que desde hacía más de cuatro décadas pesaban sobre Amodio por parte de sus excompañeros de armas. Sin embargo, la Sala –con el voto conforme de todos sus integrantes (los ministros Luis Charles, Ángel Cal Shabán y Gabriela Merialdo)– decidió revocar su procesamiento al considerar que está amparado en la Ley 15.737, de Amnistía a los Presos Políticos. Se trató del argumento que impulsó la defensa de Amodio –los abogados Andrés Ojeda y Fernando Posada– y que el expresidente Julio María Sanguinetti promovió desde las páginas del Correo de los Viernes.

En este sentido, el TAP afirmó que la amnistía dictada por el juez de Instrucción de 5º Turno en 1985, cuando nada se sabía sobre el paradero de Amodio, operó “de pleno derecho”, no puede revisarse y comprende los delitos que pudo haber cometido al colaborar con los servicios represivos de la época. Una amnistía que benefició a Amodio y a miles de presos políticos que recuperaron la libertad tras la restauración democrática. Una amnistía que la Justicia uruguaya utilizó en forma genérica y que incluso amparó a personas hoy desaparecidas por la acción represiva del Estado.

Páginas: First |1 | 2 | 3 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.