Crysol y homenaje a los fusilados de Soca

Crysol recuerda que los hechos ocurrieron en los primeros días del mes de noviembre de 1974. Luego de ser torturados en centros clandestinos de Argentina, fueron trasladados en secreto a Uruguay, salvajemente torturados, de nuevo, durante varios días, en la Casa de Punta Gorda, y, finalmente, ametrallados en Soca.

Un crimen de Estado

“La activa participación de integrantes de las Fuerzas Armadas uruguayas es un hecho indudable, al igual que la discusión del tema en el Consejo de Seguridad Nacional (COSENA), presidido por Juan María Bordaberry e integrado por el entonces teniente general Gregorio Álvarez. Fue un supuesto acto de represalia, ante la muerte del coronel Ramón Trabal en París”, indican.

Por otro lado, expresan que “lo poco que se ha avanzado en el esclarecimiento de estos hechos se debe a esfuerzos privados de familiares, de compañeros y amigos, siendo notable la falta de involucramiento real y efectivo del órgano que tiene todas las potestades y facultades para investigar en nuestro país: el Poder Judicial”.

“La Justicia no ha actuado. Aunque desde octubre del año 2011 no existen obstáculos legales para actuar, aunque la Ley de Caducidad promovida por Julio María Sanguinetti en 1986 ya no sea un impedimento legal, la causa judicial, a pesar de los esfuerzos de la Fiscalía Especializada en delitos de Lesa Humanidad, sigue sin avanzar”, denuncian.

Incluso, los más que probables involucrados en los sucesos “hasta gozan de prisión domiciliaria, sin haber sido nunca interrogados al respecto”.

Crysol indica que la investigación criminalística, con todas las garantías del debido proceso, y con el rigor que corresponda, “es el camino para llegar a la verdad, para esclarecer los hechos e identificar a los responsables”.

Plantean interrogar en sede a los involucrados. “Los jueces deben llamar a declarar en sede a los presuntos involucrados, se llamen: José “Nino” Gavazzo o Jorge “Pajarito” Silveira para los casos de Roberto Gomensoro Josman y Eduardo Silveira o general retirado Juan Alberto Lezama para la causa Eduardo Bleier o Martín Gutiérrez para dilucidar de manera fehaciente su participación en actividades de tortura o en tratos crueles, inhumanos y degradantes a los prisioneros políticos”.

“Eso es precisamente lo que reclamamos como colectivo cuando erigimos el Memorial en su homenaje en el año 2008 y es lo que seguimos demandando hoy a 11 años de ello, cuando se avizora en el horizonte cercano un nuevo gobierno con muy notoria hostilidad hacia estas temáticas”, expresa Crysol.

La justicia tiene que actuar

La organización remarca que “el enjuiciamiento de los autores y responsables de las graves violaciones es un elemento decisivo, fundamental, incluso, para llegar a la verdad de lo ocurrido con los detenidos desaparecidos”.

Indican que el Poder Judicial tiene que cumplir con su cometido institucional. “Su máximo órgano, la Suprema Corte de Justicia, debe dejar de tolerar las mil y una triquiñuelas que en forma permanente emplean los sospechados como delincuentes para enlentecer las causas”.

Páginas: First | ← Previous | 1 |2 | 3 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.