Ignacio Errandonea: hubo avances pero queda mucho para hacer

Han transcurrido 25 años desde que Familiares convocó a la primera Marcha del Silencio. ¿Qué le ha dejado a la sociedad uruguaya este proceso?

Lo primero es que la sociedad se ha ido empoderando del tema. Este reclamo que antes se veía como “apoyemos a los familiares en la búsqueda de verdad y justicia” se ha convertido, con la consigna Todos somos Familiares, en un reclamo de toda la sociedad, de gran parte de la sociedad, como un tema propio. La mayoría de la gente no lo siente como un tema solo de los familiares, lo entiende como un tema propio. Eso creo que es lo más importante. Porque una sociedad sin justicia y sin verdad no está segura, no genera los anticuerpos para que no vuelva a suceder. Y en la medida que toda la sociedad lo siente como propio y reclame, se está fortaleciendo más para enfrentar cualquier tipo de desborde del Estado.

En estos 25 años han pasado gobiernos de distinto signo, tanto de derecha como de izquierda. Hubo algunos avances. ¿Cómo evalúan los resultados?

Por un lado pensamos que ha sido importante el avance. También decimos: es insuficiente porque el Estado, los sucesivos gobiernos no han hecho todo lo que tienen en sus manos para aclarar el tema. El sistema judicial ha arrastrado los pies para aplicar justicia. La legislación, si bien hemos adecuado muchas leyes para estar acorde a lo que se nos demanda a nivel internacional, también ha estado reticente para que se aplique todo lo que se ha aprobado a nivel de convenciones internacionales acá en Uruguay. Entendemos, por ejemplo, que la Comisión para la Paz fue el primer paso y fue importante porque se reconoció el terrorismo de Estado y se reconocieron los desaparecidos.

Y la entrada en los cuarteles, que permitió el ingreso a lugares donde, hasta ese momento, estaba vedado entrar. Hubo avances. No lo dudamos, pero todavía queda mucho por hacer.

Por ejemplo, el año pasado vimos cómo los mandos militares -porque el comandante en jefe era quién lo decía- entendían que no herían el honor de las Fuerzas Armadas la tortura, el asesinato y la desaparición forzada. O sea, al día de hoy tenemos Fuerzas Armadas formadas por la Doctrina de la Seguridad Nacional. Recién a fin del año pasado se aprobó cambiar la doctrina. No obstante, hoy en día tenemos unas Fuerzas Armadas con una formación antidemocrática.

Quien era comandante del Ejército en ese momento hoy es senador y no se guarda nada de lo que piensa respecto al tema. ¿Cómo ven esas señales que vienen de algunos actores políticos?

Ese siempre fue el discurso de los militares. Hoy el partido militar, que representa [Guido] Manini Ríos, es la voz cantante de la formación que tienen los militares, porque creo que lo más gráfico de lo dicho por Manini lo dijo el día en que fue destituido. Ese día, en una entrevista en Océano FM, él decía que en 1870 la batalla del Sauce había culminado con 400 prisioneros. Desde el Ministerio de Defensa se dio la orden de pasarlos a degüello. Fueron degollados todos. Menos de dos años después se firmó la paz y nadie reclamó por lo que había pasado. Esa mentalidad terrible es la que tienen hoy los mandos militares. Ellos se consideran triunfadores de una guerra que no existió, en su imaginación existió una guerra, y como son los vencedores, son los que ponen las condiciones.  Esa es la mentalidad militar hoy. Por eso entendemos que ha habido una omisión de todos los gobiernos en haberle hincado el diente a la formación de los militares, entre otras cosas. En haber exigido desde el gobierno que “entreguen la información. Si no la entrega, pase a retiro”.

La autoridad es de los gobiernos frente a los militares.

En estos días se ha registrado la reanudación de las excavaciones en el predio del Batallón 14, en Toledo. ¿Cómo ven que continúe la búsqueda en esta etapa política del país?

Páginas: First | ← Previous | 1 |2 | 3 | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.