Manini Ríos y Cabildo Abierto

 Dios y Manini en la patria de Artigas

Los tres pilares de Cabildo Abierto.

Samuel Blixen

26 junio, 2020

Guido Manini Ríos durante la misa celebrada en la Catedral de Montevideo por el nuevo gobierno 

El ex comandante en jefe del Ejército asume el desafío de elaborar una doctrina que defienda los valores ultraconservadores de nuestra civilización occidental y cristiana, una tarea inconclusa de la dictadura.

Los crímenes de lesa humanidad, las desapariciones, el terrorismo de Estado son el talón de Aquiles del general Guido Manini Ríos y un desafío en su carrera hacia la presidencia en 2024. Hace unos meses, poco antes de comenzar la pandemia, explicaba a un periodista de O Globo, de Brasil, que no serán nunca encontrados los cuerpos de los desaparecidos: “Si acaso, aparecerán cuatro, tres”. Los demás cuerpos, dijo –repitiendo una mentira desmontada por los hallazgos–, fueron desenterrados y arrojados al mar. Manini siente que el tema de los desaparecidos no es un flanco débil de su proyecto, pero otra cosa es la responsabilidad penal de los militares por esas desapariciones (asesinatos de prisioneros que se ocultan con enterramientos clandestinos) y la larga lista de crímenes cometidos. Cada vez que se produce una decisión judicial, reacciona exasperado. “¿Hasta cuándo se seguirán encarcelando militares octogenarios por hechos ocurridos hace 50 años?”, “¿era necesario e imprescindible detener a Lawrie Rodríguez por ese supuesto crimen en estos momentos de pandemia?”, preguntó en el Senado al conocerse el procesamiento de dicho coronel por el asesinato, en 1974, de Iván Morales Generali, militante de la Opr 33.

Los antecedentes terroristas de los militares retirados que conformaron el núcleo inicial del movimiento político que plasmó en Cabildo Abierto (CA) son invariablemente excusados por Manini, quien ha evitado, con distintas gambetas, pronunciar una condena explícita del terrorismo de Estado, lo que resulta coherente con su decisión, en 1973, de descartar otras opciones universitarias e ingresar al Ejército, fuertemente motivado, como ha dicho, por la guerra antisubversiva. No hubo, por ejemplo, un impedimento de que el coronel Rivera Elgue asumiera como subsecretario de Defensa, pese a que sus declaraciones (“si las Fuerzas Armadas hubiesen actuado mal” en la dictadura, “tendría que haber muchos más desaparecidos”) desataron el primero de una serie de conflictos en la interna de la coalición. Para resolver de una buena vez el problema, y puesto que el reclamo de “dar vuelta la página” no encuentra eco en la sociedad –prueba de ello es el último pronunciamiento popular del 20 de mayo–, legisladores de CA han lanzado la idea de promover una ley de amnistía para los militares.

La reticencia de Manini a condenar las aberraciones de la dictadura explicaría la opinión del historiador y politólogo Gerardo Caetano, para quien el general exhibe “una adhesión democrática confusa” y expone un “pensamiento autoritario y personalista” (Búsqueda, 25-VII-19). La ambigüedad democrática del líder de CA no contradice los fundamentos ideológicos de su proyecto político, que va mucho más allá de un “partido militar” o la expresión política de “la familia militar”, sino que es la génesis de una refundación reaccionaria que abreva en todas las expresiones históricas de la extrema derecha y tiene, en la versión vernácula, el antecedente de la Juventud Uruguaya de Pie, cuyo principal dirigente fue Hugo Manini Ríos, hermano del senador.

Páginas: 1 | 2

2 comentarios sobre «Manini Ríos y Cabildo Abierto»

  1. No estoy de acuerdo con lo allí expresado, eso no es lo dicho por el Gral. y las conclusiones del que escribe van por su cuenta,notándose un sesgo malicioso y flechado . No es reticente, no integró la Jup. CA no es un partido militar,y muy por el contrario sus intenciones son democráticas republicanas. En su ingreso a las FA, que fue en el liceo militar en 1973, y si el motivo fue luchar contra una guerrilla torturadora, asesina, secuestradora. armada y rapiñera me parece muy loable y patriótica, su decisión . Y el sr, Gerardo Caetano que es un referente de versiones hechas a la medida de la izquierda vernácula uruguaya, sería bueno una confrontación con el General, Senador e Historiador Guido Manini Rios.

    1. Dificil de creer que el Gral.Manini Ríos, no sea de la familia misma de Manini Ríos, fundador de la JUP, y a la vez propietarios de un diario reaccionario y golpista como “El Plata”. Si Cabildo Abierto, no es un “partido militar”, cuenta las casualidades, que sus principales integrantes, han formado o forman parte de las FFAA uruguayas. Lo patriotico de entrar en la represión, y asimilar a la dictadura cívico-militar como solo un encuentro con “guerrillas”, ya que el grueso de la represión militar se efectuó contra sindicalistas, y otras fuerzas politicas uruguayas que nada tenían con esa “guerrilla”. Por lo cual, lo que si resulta “flechada”, y más que “maliciosa”, la posición del lector, por lo cual podría contarse que está por la liberación de aquellos responsables de Crímenes de Lesa Humanidad, como fue probado y juzgado, claramente en el proceso al Plan Cóndor, efectuado en Roma, donde 14 ex altos oficiales de las FFAA uruguayas fueron nuevamente condenados. En materia de conocimientos históricos por parte del Senador Guido Manini Ríos, al aprobar la actitud de represores y torturadores lo encuentro lejos de la “verdad histórica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.