En el 40 aniversario del 20 de mayo de 1976 (4)

Por supuesto que este hombre puesto en “la cancha” por el presidente Juan Perón para que concretara su sangrienta tarea (se habla de miles de asesinatos cometidos por orden del ex Presidente argentino), fue uno de los ejemplos más brutales de la represión en contra los militantes de izquierda.

Este grupo de asesinos también colaboró en la macabra limpieza que precedió a la clausura de Automotores Orletti donde actuaba como “grupo de tareas” al mando de oficiales uruguayos, entre ellos José Nino Gavazzo, Gilberto Vázquez, etc.

Hasta aquí los hechos, que podríamos refrendar con ejemplos diversos que muestran que las misiones que salían en los Falcon desde Orletti eran “acompañadas” por militares uruguayos, designados por la dictadura, para – vía aplicación del Plan Cóndor – cumplir tareas represivas en la Argentina, en contra de ciudadanos uruguayos.

Entonces. ¿Por qué decir que en su momento se equivocó el doctor Gonzalo Fernández al afirmar que quién apretó el gatillo para cegar las vidas de los dos políticos uruguayos fue “Paqui” Forese, si este “monstruo” fue contratado, junto con Gordon (que comandaba la banda asesina), específicamente para esas tareas criminales? ¿En que modifica ello la responsabilidad de la dictadura uruguaya que estuvo, evidentemente, tras esos secuestros y que intentó también asesinar a Wilson Ferreira Aldunate, que pudo escapar a tiempo del infierno bonaerense? ¿Será verdad que los militares uruguayos que acompañaros en operativo de secuestro de los dos prominentes políticos (entre ellos ¿Gavazzo?) prefirieron no participar en los asesinatos, lo que fuera en su momento calificado por el propio Gordon como “un acto de cobardía?

Lo que dudamos es que la afirmación del doctor Fernández sea, sobre los hechos mismos, demasiado restrictiva como se dio a entender en su momento, porque evidentemente estos asesinos siempre buscaban actuar en grupo para que las complicidades fueran compartidas.

Por otra parte hay algunos testimonios que sitúan a algunos militares uruguayos, junto con esta banda, como participantes del propio secuestro de los políticos uruguayos, los que fueron vistos en los Falcon que salieron ululantes por la avenida Corrientes, con su carga humana.

Hay varios elementos que relacionan a la banda de Gordon con en el secuestro y asesinato de los ex legisladores uruguayos Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz y con el fusilamiento del ex presidente boliviano Juan José Torres, asesinado el 2 de junio de 1976 en San Andrés de Giles.

Esa zona fue muy utilizada por la banda para múltiples crímenes porque los miembros del grupo tenían allí quintas, estancias, campos y aguantaderos.

Obviamente todos esos hechos tuvieron un claro contenido político represivo que trascendía a los asesinos. Estas víctimas no se eligieron al azar, fueron el producto de una acción asesina con contenido político, seguramente de las dictaduras uruguaya y boliviana. Lo peor que puede pasar, en el marco de una investigación, es que los preconceptos comiencen a ganar terreno. Ese es el camino menos idóneo para llegar a la verdad por aproximaciones sucesivas.

Hay también que decir que la versión de Gonzalo Fernández, asignándole a Forese y a la banda de Gordon la intención de tener beneficios económicos por cada acción criminal, no es nada eufemística, porque estos matones eran mercenarios.

Páginas: First | ← Previous | 1 |2 | 3 | ... | Next → | Last

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.